Fracasa la convocatoria a la mesa de diálogo sobre la crisis fiscal en Costa Rica

0
9
308060

COSTA RICA PROTESTAS

San José, 15 oct. (EFE).- La convocatoria del Gobierno de Costa Rica para establecer una mesa multisectorial de diálogo para discutir soluciones a los problemas fiscales en medio de protestas sociales, fracasó este jueves al no contar con el apoyo de varios sectores.

“Me permito informarles que la mesa de dialogo no pudo ser conformada dentro de los términos de la convocatoria”, dijo Jorge Vargas Cullel, director del Programa Estado de la Nación del Consejo Nacional de Rectores, a quien se le encargó la organización del proceso como facilitador.

Vargas explicó que de los 29 cupos de la mesa, 12 fueron confirmados, cuatro declinaron, siete no respondieron y dos solicitaron más tiempo para responder. Los restantes cuatro correspondían a representantes del Gobierno.

El pasado domingo el presidente del país, Carlos Alvarado, y el presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, convocaron en conjunto a la mesa de diálogo multisectorial, que tenía previsto comenzar sus sesiones el próximo sábado.

El Programa Estadio de la Nación dio tiempo hasta este jueves para que los sectores respondieran a la convocatoria y definir si era posible conformar la mesa.

Vargas Cullel explicó que la convocatoria era clara en que el diálogo se establecería únicamente si todos los convocados aceptaban el llamado.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP) fue una de las organizaciones que descartó participar en el procedo al aducir que no garantiza la representación de todos los sectores, e invitó al Gobierno a unirse a otro proceso de diálogo que lleva adelante la Asamblea de Trabajadores del estatal Banco Popular.

La mesa estaba planteada para que se distribuyera en 4 sillas para el Poder ejecutivo, y la misma cantidad para la empresa privada, los sindicatos y las cooperativas.

Las organizaciones solidaristas, los productores agrícolas, grupos de mujeres, iglesias y municipalidades tendrían dos sillas cada uno, mientras que los grupos comunales, estudiantes universitarios y agencias de desarrollo contarían con un espacio cada uno.

A pesar del fracaso del llamado, Vargas Cullel aseguró que se lograron varios objetivos como establecer con claridad la necesidad de un diálogo nacional urgente sobre el tema fiscal que busque soluciones balanceadas, y que además quedó demostrado que los sectores de la sociedad quieren diálogo, pero no se ha encontrado una “fórmula común”.

“La convocatoria a un dialogo urgente debe seguir abierta, el país necesita resolver la emergencia fiscal. Ustedes tienen la responsabilidad política e histórica de liderar y evitar que una crisis fiscal golpee los logros de desarrollo humanos”, dijo Vargas al dirigirse al presidente Alvarado y al presidente del Congreso.

Según las proyecciones oficiales, Costa Rica cerrará el 2020 con un déficit fiscal del 9 % del Producto Interno Bruto (PIB), la deuda en torno al 70 % del PIB y una caída económica del 5 %, números que se han deteriorado por la pandemia de la covid-19.

La intención del Gobierno de negociar con el Fondo Monetario Internacional un acuerdo por 1.750 millones de dólares, que contemplaba nuevos impuestos y la venta de activos, generó desde el 30 de septiembre protestas sociales que han tenido episodios violentos.

El 4 de octubre el presidente Alvarado descartó la propuesta al FMI ante la falta de apoyo político, y una semana después convocó a la mesa de diálogo multisectorial que no pudo ser conformada.

Leave a Reply