•En Winston-Salem se realizó el VI Festival de camiones de comida mientras que Greensboro se prepara para realizar el más grande evento de Carolina del Norte, celebrando así la diversidad gastronómica del estado.

Por Williams Viera | [email protected]

Winston-Salem, NC.- Los camiones de comida o  ‘food trucks’, como se les conoce, estuvieron el pasado sábado, 7 de abril, desde las 9 de la mañana hasta las 8 de la noche, en el ‘VI Festival Anual Burke Street Food Truck’.

Durante el evento, un total de 35 camiones ofrecieron todo tipo de comida mientras la gente, sin importar el frío ni la lluvia, llegaba con ganas de comer y lista para saborear arepas, tacos, hamburguesas y otros bocadillos ‘gourmet’.

Aaron Elizondo, oriundo de San Antonio, Texas, estudia historia en la Universidad Wake Forest de Winston-Salem. Aprovechó el ‘Festival de Food Truck’ para saborear una deliciosa arepa.

El negocio estaba dominado por jóvenes empresarios. Uno de ellos era el colombiano Johnny Carlo, quien lleva un año con el camión de diseño que maneja y que lleva como nombre ‘Midley’. En él prepara alimentos en la vía pública, junto a su esposa, Meredith.

“Soy cocinero hace 25 años y de ellos, 7 los he vivido en Carolina del Norte. Este es de los pocos camiones de comida en que la harina desapareció de nuestras recetas. Lo que cocinamos es muy natural. Los alimentos que saborea la gente que compra nuestros platos es 100 por ciento natural, especialmente, tienen carne y mucho vegetal”, dijo Carlo.

“Vendemos entre 200 a 250 mil dólares al año. Después de pagar los impuestos nos quedan alrededor de 170 mil para los gastos que requiere este tipo de negocio”, agregó.

Las quesadillas que hacían Miguel López y Patricia Martínez, una pareja mexicana que vive en la ciudad del ‘Arte y la Innovación’, también conquistaron el paladar de la nutrida clientela.

“Hace dos años vamos de aquí para allá y de allá para acá dando a conocer el sabor de nuestra tierra. No nos podemos quejar, este negocio nos da para vivir”, dijo Martínez.

Más allá de los ‘food trucks’ de Carlo y Meredith, de López y Martínez, también estaban, entre otros, camiones bautizados como ‘Taquería Azteca’, ‘Mapuche’ o ‘Midnigth’.

Uno de los pilares de este negocio itinerante es mantener la calidad gastronómica y alejarse así de la llamada ‘comida chatarra’.

En tal sentido, a los asistentes a este evento degustaron tanto platos dominicanos como el arroz blanco con habichuelas guisadas, es decir, fríjoles; estofado de pollo o carne y ensalada. Otros, en cambio, buscaban la gastronomía peruana, especialmente el plato conocido como ‘rocoto relleno’ que no es apto para cualquier paladas porque tiene como característica particular un sabor picante.

En el Triad el ‘food truck’ se ha convertido en un gran negocio y esta modalidad se remonta a muchos años y fuera de las fronteras estadounidenses.     

“Los carros de comida son una forma de vida para el mexicano desde hace décadas y ya vemos como los ‘gringos’ también tienen sus camiones por el beneficio y la poca inversión”, dijo López.

Nuevas citas

Hay dos fechas confirmadas para los festivales de Food Truck en Greensboro: el 29 de abril desde las 3 de la tarde hasta las 9 de la noche y el 26 de agosto, con el mismo horario.

En esas dos muestras de gastronomía participarán 50 restaurantes móviles y estarán estacionados en el Downtown en Market,Greene  y Elm Streets en donde los asistentes, además de saborear platos típicos de diferentes partes del mundo, van a disfrutar de música mientras los niños tendrán diversas actividades relacionadas con el arte.

Leave a Reply