Florida recorta la ayuda mental para sobrevivientes del tiroteo de Pulse

0
7
546857

EEUU TIROTEO

Miami, 3 jun (EFE).- El gobernador de Florida, Ron DeSantis, recortó del presupuesto cerca de un millón de dólares para servir a la comunidad LGBTQ+, entre ellos fondos para ayuda mental a los sobrevivientes del tiroteo en el bar gay Pulse de Orlando, que dejó 49 muertos, en su mayoría puertorriqueños.

En la matanza, perpetrada por el estadounidense de origen afgano Omar Mateen durante una fiesta latina, resultaron heridas 53 personas.

La congresista estatal Anna Eskamani lamentó que el Gobierno de DeSantis vetó fondos para los sobrevivientes del tiroteo de Pulse, ocurrido el 12 de junio de 2016, como parte de los recortes de presupuesto.

Detalló que cortó 150.000 dólares para el Orlando United Assistance Center, que sirve a los sobrevivientes de Pulse y a sus familias.

La demócrata, que publicó en Twitter los recortes, señaló que el gobierno del republicano también vetó 750.000 dólares para programas dirigidos a jóvenes indigentes de la comunidad LGBTQ

La comunidad de Orlando, en el centro de Florida, se prepara este mes para el quinto aniversario del tiroteo, en el que Mateen, entró disparando indiscriminadamente con un fusil de asalto y una pistola automática.

El representante estatal Carlos Guillermo Smith lamentó los recortes y señaló que los supervivientes de las diferentes comunidades requieren ayuda “culturalmente competente” que se ajuste a sus necesidades.

Mateen, que murió abatido por las fuerzas del orden la misma noche del tiroteo, sembró el terror durante varias horas entre los asistentes al club gay.

Esta semana el gobernador DeSantis también firmó una polémica ley que prohíbe a las niñas y mujeres transgénero participar en deportes femeninos de ámbito escolar con el argumento de que de esa manera se protege la “integridad” de esas competencias.

El republicano resaltó que ahora en Florida “las chicas van a jugar con las chicas y los chicos van a jugar con los chicos”.

Los opositores aducen que la ley no solo es discriminatoria sino innecesaria y advierten que va a alienar más a una comunidad, la transgénero, que ya está marginada.

La organización Human Rights Campaign, la mayor de cabildeo político de la comunidad LGBTQ en el país, anunció que presentará una demanda “para bloquear esta prohibición arbitraria y discriminatoria”.