Fiscalía pedirá la pena capital a alegado miembro de la MS-13 si es culpable

0
8
352688

JUSTICIA

Nueva York, 20 nov (EFE News).- La Fiscalía federal en Long Island (Nueva York) anunció este viernes que pedirá la pena capital para un presunto miembro de la MS-13 si es hallado culpable de varios asesinatos, entre ellos los de Kayla Cuevas y su amiga Nisa Mickens, en septiembre del 2016.

La Fiscalía sometió este viernes un documento a la corte federal en Central Islip (Long Island) para informar su intención de pedir la pena de muerte para Jairo Sáenz, de 24 años, el número dos de los Sailors Locos Salvatruchas de Brentwood, una rama de la MS-13, si es hallado culpable, señalan medios de prensa locales.

Sáenz, conocido como “Funny”, también está acusado por las muertes de Michael Johnson, Oscar Acosta, Javier Castillo, Dewann Stacks y Esteban Alvarado-Bonilla.

La Fiscalía ya había informado en julio su intención de pedir también la pena capital para Alexi Sáenz, de 25 años y hermano de Jairo.

De acuerdo con las autoridades, Alexi era el líder del grupo en el asesinato de Cuevas y Mickens y los demás, en una ola de violencia de pandillas en Long Island a partir de 2016.

“Por la presente, Estados Unidos notifica que cree que las circunstancias de este caso son tales, que si el acusado Jairo Sáenz, también conocido como ‘Gracioso’, es condenado por cualquier delito capital relacionado con la muerte de Michael Johnson, Oscar Acosta, Kayla Cuevas, Nisa Mickens, Javier Castillo, Dewann Stacks y Esteban Alvarado-Bonilla, una sentencia de muerte está justificada”, señala el documento citado por la prensa.

Mickens fue asesinada el antes de cumplir 16 años y su cuerpo, hallado en una calle de Long Island, presentaba heridas y contusión en la cabeza. El cuerpo de Cuevas fue encontrado en una zona boscosa 24 horas más tarde, no muy lejos del de su amiga.

De acuerdo con las autoridades, la pandilla decidió asesinar a Cuevas porque había sostenido discusiones con varios de sus miembros en la escuela. Las adolescentes fueron asesinadas con bates de béisbol y machetes.

Si uno de los hermanos Sáenz fuera declarado culpable y condenado a muerte, se produciría la primera ejecución por asesinato por parte del gobierno federal en Nueva York desde 1954, destacan los medios de prensa.

En marzo del 2017 trece presuntos miembros de la Mara Salvatrucha fueron acusados en Nueva York del asesinato de siete personas, entre ellas tres estudiantes de una escuela superior, que incluía a Cuevas y Mickens.

A ese grupo, entre ellos los hermanos Sáenz, se le presentaron un total de 41 cargos, que además de asesinatos incluyó delitos de crimen organizado, intento de asesinato, agresión, obstrucción a la justicia, incendio provocado, conspirar para distribuir marihuana y uso de armas de fuego.

Dos jóvenes, que eran menores de edad al momento de los asesinatos de Mickens y Cuevas, también han sido acusados por sus muertes pero sus casos siguen sellados.

La comunidad de Brentwood en Long Island afrontó en 2016 el asesinato de cinco adolescentes en dos meses, que las autoridades sospechaban habían sido cometidos por pandillas y asignaron más recursos ante los reclamos de familiares y residentes.

La violencia de las pandillas llevó al entonces secretario de Justicia Jeff Sessions y al presidente Donald Trump a visitar Long Island y declararle la guerra a las pandillas.

Trump se reunió con las familias y les invitó a su mensaje sobre la situación del país en 2018.

Leave a Reply