Ferrera indulta en Lunel y la terna triunfa en Saint Vincent de Tyrosse

0
7
597983

TOROS FRANCIA

Madrid, 18 jul (EFE).- El diestro extremeño Antonio Ferrera ha acaparado los titulares de la jornada taurina en Francia al indultar un bravo toro de Cuvillo en Lunel, mientras que en Saint Vincent de Tyrosse, el francés Thomas Dufau, el mexicano Sergio Flores y el peruano Joaquín Galdós se repartieron siete orejas.

Ferrera sentó cátedra con una faena que aunó personalidad y pureza a partes iguales, muy compacta y rotunda, con la que consiguió enardecer los tendidos del coso de Lunel, los mismos que lograron que se le perdonase la vida al gran ejemplar de Cuvillo.

En este mismo festejo, Ferrera había ya logrado una oreja de su primero y, al final de la tarde, compartió la foto de la Puerta Grande con la rejoneadora francesa Lea Vicens, que sumó tres apéndices.

Juan Ortega, por su parte, paseó un trofeo merced a una faena plena de exquisiteces, pero no pudo redondear con el último, el garbanzo negro de la corrida.

Con tres cuartos de entrada sobre el aforo permitido, se lidiaron dos toros para rejones de Bohórquez, manejables; y cuatro en lidia ordinaria de Núñez del Cuvillo, que, salvo el sexto, ofrecieron un buen juego, sobre todo el quinto, que fue indultado; para la rejoneadora Lea Vicens (oreja y dos orejas), Antonio Ferrera (oreja y dos orejas y rabo simbólicos) y Juan Ortega (oreja y ovación).

Y en Saint Vicent de Tyrosse, con alrededor de 1.000 espectadores en los tendidos, se lidiaron toros de Pagés-Mailhan, de buen juego, para Thomas Dufau (ovación y dos orejas), Sergio Flores (dos orejas y ovación), y Joaquín Galdós (oreja y dos orejas.

Además, la jornada taurina en Francia se completó con una exigente corrida de toros de Raso del Portillo en Ceret, con la que Fernando Robleño saludó la única ovación, y, por la mañana en esta misma plaza, el novillero Francisco Montero se fue de vacío en su encerrona con seis novillos en solitario, de los que uno de ellos, el de Barcial, fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

En este festejo, con media entrada del aforo permitido se lidiaron, por este orden, novillos de Saltillo, Concha y Sierra, Dolores Aguirre, Yonnet, Barcial y Los Maños, para Francisco Montero que, actuando como único espada, cosechó el siguiente balance: ovación, silencio tras aviso, silencio, silencio tras aviso, pitos tras aviso y palmas en la despedida.