HomeinternacionalesFelipe VI reivindica democracia y atlantismo como garantes del mundo libre

Felipe VI reivindica democracia y atlantismo como garantes del mundo libre

Date:

Historias Relacionadas

Pablo Alborán actuará en cuatro ciudades de EE.UU. y Puerto Rico en noviembre

Miami, 05 jul (EFE).- El cantautor español Pablo Alborán...

Becky G se pronuncia en México por el aborto, control de armas y sus raíces

Ciudad de México, 5 jul (EFE).- Preocupada por los...

Migrantes reclaman en el sur de México permisos para transitar hacia EE.UU.

Tapachula (México), 5 jul (EFE).- Cerca de 1.000 migrantes...

“Señora, tenemos un nombre”, el drama de la viuda de mexicano muerto en Texas

Querétaro (México), 5 jul (EFE).- El instinto de la...

Nueva York, 26 may (EFE).- El rey Felipe VI reivindicó este jueves en Nueva York los valores de la democracia, los derechos humanos y el atlantismo —el vínculo entre Estados Unidos y Europa— como los mejores garantes de las libertades, en el curso de una velada donde fue galardonado con una medalla por su papel en la política internacional.

La medalla le fue entregada en el exclusivo Club de Harvard, en Manhattan, por la Asociación de Política Exterior (FPA), un centro de análisis de relaciones internacionales que cada año concede en una cena de gala el premio a algunas personalidades que se hayan distinguido por su papel en la política mundial.

La vicepresidenta de la FPA, Sana Sabagh, recordó que don Felipe ha realizado, con el de hoy, 300 viajes internacionales, de ellos 77 a Latinoamérica, lo que le convierte en “un embajador global de su país”, de su cultura, de su lengua y hasta de sus empresas, además de ser él mismo un símbolo de la continuidad constitucional de España y garante de sus libertades.

La FPA había invitado al acto al que fue profesor entre 1993 y 1995 del entonces Príncipe Felipe en la Universidad de Georgetown, Peter Krogh, quien recordó su paso por la Escuela de Relaciones Internacionales tras un difícil examen oral “con altas calificaciones”, así como sus pinitos con el equipo de baloncesto universitario.

En un emotivo discurso, Krogh dijo que “para mi siempre será el Príncipe Felipe”, aunque sabe que ahora va por el mundo como el más alto representante de su país, y al terminar sus palabras bajó del estrado y se fundió en un abrazo con su antiguo alumno.

El rey, vestido con un traje azul oscuro y corbata roja, tomó entonces la palabra y dio un discurso que comenzó con sus condolencias por la última matanza en una escuela de Texas -en la que 19 niños y dos adultos fueron asesinados- para pasar a continuación a reflexionar sobre la polarización que se vive actualmente en el mundo y que “pone en cuestión la democracia misma”.

Para el monarca, estamos “en un dramático episodio de la lucha global entre tiranía y libertad, y todos los que creemos en la democracia, los derechos humanos y un orden internacional basado en reglas debemos estar unidos en defensa del pueblo de Ucrania”, porque ellos “defienden esos mismos valores”.

Por eso mismo, “debemos seguir respondiendo inequívocamente a esta agresión no provocada y a la horrenda destrucción y sufrimiento humano que está causando”, dijo en aparente alusión a la perspectiva de una larga guerra.

Para el rey, la guerra de Ucrania “nos ha enseñado la importancia y centralidad del vínculo trasatlántico”, y recordó a continuación los 40 años de pertenencia de España a la OTAN, durante los cuales “hemos demostrado una y otra vez que somos una nación aliada confiable y altamente comprometida”.

No dejó de mencionar la importancia de Latinoamérica para España, el “gran potencial” que representa para el mundo este “estrecho vínculo” entre los dos mundos y la “legítima aspiración (latinoamericana) de desempeñar un papel más grande y constructivo”.

El monarca terminó su discurso con un repetido énfasis sobre la importancia de la democracia y los derechos humanos, “que no podemos dar por sentados”, sino que demandan de las naciones libres “un trabajo sin descanso” que hay que hacer “por nosotros y por nuestros hijos”, concluyó.

Antes de este acto de imposición de medalla, el rey tuvo un largo almuerzo de casi dos horas con el secretario general de la ONU, António Guterres, con quien conversó principalmente sobre la situación internacional creada por la guerra en Ucrania y sus efectos en la crisis alimentaria mundial.

La jornada del monarca, que había comenzado esta mañana con un desayuno de trabajo con algunas de las grandes empresas afincadas en Estados Unidos, terminó con la cena de gala, y acto seguido el monarca regresó a España en la noche, sin pernoctar de nuevo en Nueva York.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Latest stories