Expertos audiovisuales critican el reparto de derechos de grandes plataformas

0
19
571714

PROPIEDAD INTELECTUAL

Madrid, 24 jun (EFE).- Expertos audiovisuales han criticado este jueves el sistema de reparto de derechos de propiedad intelectual que realizan actualmente las grandes plataformas como Netflix o Amazon, por cuanto “acaban por desvincular totalmente” a los creadores y productores de las obras que adquieren.

La Academia de Televisión y de las Ciencias y las Artes del Audiovisual y la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) han reunido esta tarde a cinco expertos del sector para reflexionar sobre la propiedad intelectual en el nuevo escenario del sector audiovisual y sus retos en un mercado global.

En el encuentro, que ha sido moderado por la periodista y académica Olga Lambea, ha participado Adriana Moscoso del Prado, directora general de Industrias Culturales, Propiedad Intelectual y Cooperación del Ministerio de Cultura y Deporte, quien ha resaltado “el gran momento que atraviesan actualmente las industrias creativas y culturales de España”.

“Somos un país aventajado. Tenemos muchísimo talento, muchísimos creadores, un idioma que nos permite acceder a mercados mundiales, un ecosistema de empresas culturales y creativas con tradición y saber hacer y somos una potencia que atrae inversión extranjera”, ha señalado.

Ha reconocido, sin embargo, que hay situaciones que todavía hay que trabajar para poder adaptarse a un mercado que ya es global y en el que las grandes plataformas están imponiendo su estatus y en el que es necesario trabajar para lograr un marco de competencia leal y en el que todos los actores vean reconocidos de manera ecuánime su trabajo.

Uno de los más críticos ha sido José Manuel Nevado, director general de la Asociación de Productores Audiovisuales de Televisión de España (PATE), quien ha reconocido que, aunque la situación audiovisual en España está creciendo, el modelo de negocio ha cambiado y “hay que estar muy atentos para evitar injusticias”.

Injusticias que, según él, pasan porque “lo que les interesa a las plataformas es la propiedad de los contenidos y cambiar también ese modelo en que los productores pudieran maximizar la explotación de sus productos”.

“Actualmente te marcan el máximo que vas a ganar casi desde el primer el momento y luego ya no te dejan ser partícipe del éxito (o del fracaso) del producto. Te fijan un porcentaje y, a partir de ahí, te excluyen del devenir posterior”, ha recalcado.

Marisa Castelo, presidenta del Instituto Autor, ha insistido en la necesidad de crear algún sistema que no desvincule al productor y a su creador de la obra, además de establecer un sistema remuneratorio reforzado en el que, además de lo acordado, pueda haber “algún plus” en el caso de que el producto sea un gran éxito.

“También otro sistema de vinculación de derecho moral. Cualquiera de los creadores iniciales de un proyecto se queda totalmente desvinculado de él, sin derechos somo ‘remakes’, precuelas, secuelas, adaptación en serie de una película, y también una mayor transparencia para poder tener un acceso real a ingresos, visionados, etc. Así sería todo más fácil y más justo”, ha señalado.

Miguel Langle, director de Asuntos Regulatorios y Relaciones Institucionales de Atremedia, ha hecho hincapié en la necesidad de fijar “reglas claras” para evitar problemas de competencia y ha reinvindicado la importancia de la labor de producción de los operadores productores, como Atresmedia, cuyo principal gasto está dedicado a sus propios contenidos.

También ha ensalzado el Plan de Impulso al Sector Audiovisual” (HUB) como un proyecto “atinado y ambicioso” en el que lo más importante para él, más allá de las ayudas, es que se haya identificado el sector audiovisual “como un sector estratégico, en crecimiento y que va a más”.

En el acto ha participado también el presidente de la SGAE, Antonio Onetti, quien ha hecho hincapié en que hay que proteger a los creadores, “el alma y la razón de existir de la industria” y ha pedido “libertad para crear, que el creador no sea desvinculado del valor económico de su obra y establecer remuneraciones proporcionales y obligaciones de transparencia”.