Experta en tiburones advierte del impacto “devastador” en la biodiversidad marina

0
5
599506

BIODIVERSIDAD TIBURONES

Madrid, 20 jul (EFE).- El impacto del ser humano sobre el medioambiente ha tenido “consecuencias devastadoras para la biodiversidad marina y en especial para los tiburones”, ha lamentado a Efe la australiana Valerie Taylor, conservacionista de esta especie, campeona de pesca submarina y a sus 85 años protagonista del documental de National Geographic ‘Playing with Sharks’ (‘Jugando con tiburones’).

La película, de noventa minutos de duración y que se estrenará en la plataforma televisiva de Disney + dentro de tres días, busca llamar la atención de la sociedad sobre la necesidad de proteger a los escualos analizando su situación a partir de los seis decenios de trabajo de Taylor en este campo ya que “si no cambiamos nuestras conductas destructivas sobre el planeta, veré fallar a la raza humana”.

Esta especialista hace especial hincapié en la importancia de detener “la sobrepesca destructiva para esta especie”, porque “si no lo hacemos ahora, pagaremos un precio terrible por su pérdida”.

Según un estudio publicado este mismo año por la revista científica ‘Nature’, hasta tres cuartas partes de todas las especies de tiburón del planeta se encuentran ya en peligro de extinción a causa de esta sobrepesca.

China es uno de los principales responsables de la “reducción indiscriminada de su población”, ha alertado, ya que este país es el que más consume este animal, gracias a su conocido plato de sopa de aleta de tiburón.

Taylor ha recordado que “así no es cómo funciona la naturaleza” ya que ésta se basa en el equilibrio y no en la sobreexplotación de las especies y destaca que este depredador marino es especialmente importante como regulador de las poblaciones marinas hasta el punto de que, en cierto modo, “la raza humana existe” en parte gracias a él.

“Los necesitamos para la supervivencia del planeta”, ha insistido, subrayando que compartió durante gran parte de su vida la afición a nadar con tiburones con su marido Ron Taylor, fallecido en 2012, quien también era experto en esta especie y participó como asesor en el rodaje de películas como ‘Tiburón’ y ‘Orca’.

Con él filmó sus primeros documentales para mostrar las maravillas del fondo marino y en especial las de los escualos “de los que quisimos mostrar la cara más amable” porque son “únicos en sí mismos, tanto en manada como en solitario” y, como otros seres vivos, “tienen personalidades que los diferencian”.

“En el mar puedo volar, me siento como en mi casa” durante las inmersiones submarinas, ha explicado esta especialista, quien califica de “emocionante ver pasar a los peces de un lado para otro” y que, a pesar de todo, no pierde la esperanza de que la situación sea reversible y que la sociedad adquiera “conciencia de lo que ocurre en el océano” para evitar un mayor deterioro.

La experiencia de Taylor ha sido llevada a la pequeña pantalla bajo la dirección de Sally Aitken y con la producción de Bettina Dalton, que decidieron sacar adelante el proyecto condensando los años de trabajo de Taylor y recopilando además las mejores imágenes que “demostrasen al mundo la vida de los seres más espectaculares del planeta”.

Aitken ha asegurado que “aglutinar toda una vida llena de emociones en sólo noventa minutos era un desafío que merecía la pena” y que le atrajo entre otras cosas por la posibilidad de mostrar cómo la protagonista “interactúa con ellos como si fueran criaturas sensibles”.

Dalton califica a Taylor de “luchadora por la conservación” y con una trayectoria “sorprendente para una mujer de la época” pero se ha mostrado más pesimista sobre el futuro de los tiburones que, en su opinión, “no vivirán lo suficiente para llegar a sentir los efectos del cambio climático”.