Greensboro, NC.- Aunque todavía no se ha entregado de manera oficial la asistencia de público al ‘Festival Folclórico’ anual de Carolina del Norte que se realiza en el centro de Greensboro, los organizadores calculan que más de 150 mil personas estuvieron, desde el pasado jueves 5 y hasta el domingo 8 de septiembre, disfrutando de música, comida y cerveza.
Las noches y tardes en las que la gente se tomó las calles asignadas para este evento, fue la apuesta de las autoridades por explorar nuevas formas de intervención en el espacio público con ayuda de voluntarios e intérpretes para que nadie se quedara en casa, mientras el optimismo y la química de la multitud crecía al son de la música hasta el punto de decir, “todo esto está sabroso”.
La programación tuvo 45 actos que representaron una variedad de culturas sin que se olvidasen los camiones de comida.

¡Bebiendo cerveza!
Los asistentes, hombres, mujeres, niños y niñas, abuelos o abuelas, se lanzaron a bailar en la calle y disfrutaron del momento del encuentro colectivo sin fijarse si hablaban español, inglés, alemán, francés u otro idioma, o si tenían o no tenían documentos. El asunto es que se divertían mientras saboreaban alguna cerveza hasta el punto que, según los organizadores, el festival se había abastecido al principio con más cerveza que nunca, pero aún así tuvo que reabastecerse dos veces.
En cuanto a los ritmos, hubo de todo: desde versiones de temas archiconocidos a canciones tradicionales, pasando por ritmos procedentes de Brasil, Colombia, Venezuela, México o Argentina con lo que algunos exclamaron, “esto es como si estuviéramos en nuestros barrios o pueblos”.
La frase se produjo en el momento que, en una de las tarimas, sonaba la bachata ‘Llanto de luna’ en la voz de Andre Veloz y de inmediato, los que estaban sentados, se levantaron y empezaron a bailar, pero siguieron moviendo las caderas al escuchar, después, ‘Antología de caricias’ con el color único en esa interpretación de la dominicana y del grupo musical que la acompañaba.
Otro de los puntos favorables que tuvo este evento musical es que durante el sábado y el domingo, en la tarde, se presentaron 11 bandas locales que actuaron en ocho negocios en el centro de Greensboro con lo que le dieron al festival los toques más roqueros.

Amador Sánchez fue punto y aparte durante la inauguración del Festival Folclórico que se realizó en Greensboro.

Quedó en la retina de los asistentes el rostro de alegría, a pesar de la falta de algunos dientes en su boca, los elegantes y sofisticados pasos de Amador Sánchez, quien durante el desfile de inauguración, dio un toque sabrosón de dominio del ritmo de la salsa, especialmente en el paso que se cambia de dirección.
“Lo hago por amor al baile”, dijo Sánchez mientras se perdía entre la multitud, pero mostraba lo que sería este evento al que asistió una ciudad que tuvo un cielo despejado durante el festival multicultural gratuito de entretenimiento, artesanía y comida.

SHARE

Leave a Reply