Exilio cubano defiende a dirigente al que USCIS quiere echar tras 52 años

0
11
143350

EXILIO CUBA

Miami, 16 jul (EFEUSA).- La Asamblea de la Resistencia Cubana apeló este martes a las autoridades estadounidenses a reconsiderar la negativa a concederle la residencia permanente al exiliado Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia, que puede ser deportado a Cuba después de 52 años en Estados Unidos.

“La Asamblea de la Resistencia Cubana considera injusto que se le niegue esta solicitud a Ramón Saúl Sánchez, un hombre honesto, íntegro y decente, que ha defendido los derechos a la libertad del pueblo cubano, en consonancia con los más altos valores y principios democráticos de esta gran nación americana”, dice un comunicado.

La plataforma de grupos opositores de dentro y fuera de Cuba llamó a las “autoridades pertinentes” de los Estados Unidos a que “reconsidere la petición y apelación subsiguiente” de Sánchez.

Además, hizo un llamado urgente a “las organizaciones, instituciones y a la comunidad en general a que alce su voz en apoyo a la petición” del activista de derechos humanos.

El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) estadounidense desestimó una solicitud de residencia que Sánchez presentó en 2016 tras haber recibido una negativa a la petición que inició en 2002.

Al informar en su cuenta de Twitter de lo ocurrido, Sánchez, de 64 años, manifestó su “tristeza” y agradeció los 52 años vividos en esta “tierra generosa”, a la vez que anunció que continuaré su lucha por una “Cuba libre”.

Según explicó a Efe Sánchez este lunes, la organización de unas “flotillas por la libertad en Cuba” y las huelgas de hambre que ha hecho en oposición al Gobierno en la isla figuran entre las razones por las que EE.UU. ha rechazado su petición.

Según dijo a Efe, en su carta las autoridades migratorias alegan que aquellas acciones eran para “confrontar al gobierno de Estados Unidos, cuando en realidad eran para reclamar derechos al gobierno cubano”.

Sánchez señaló que adoptó una “lucha cívica no violenta” tras pasar cuatro años y medio en prisión durante la década de los años 80, por negarse a declarar ante un gran jurado en un caso relacionado con la organización armada Omega 7, a la que él no pertenece tal como lo determinaron las autoridades estadounidenses.

No obstante, aquel caso a la larga le valió la revocación del permiso (“parole”) con el que se mantenía en Estados Unidos.

Del mismo modo, nunca adoptó la ciudadanía estadounidense por considerar una “traición” a la causa cubana.

“Vamos a apelar ante la misma instancia (USCIS) y si no recurriremos al asilo político, pero el peligro de la deportación en estos tiempos existe”, manifestó el líder del Movimiento Democracia, a quien la carta de las autoridades migratorias le llega cuando preparaba una “flotilla humanitaria” a Cuba.

Figura importante del exilio cubano en Miami, el activista señaló que ha hecho en total 26 flotillas cerca de las costas cubanas, en una de las cuales entró en aguas de Cuba sin autorización de la Guardia Costera de EE.UU.

SHARE

Leave a Reply