Tegucigalpa.- La Convergencia Contra el Continuismo en Honduras pidió  justicia para 38 personas asesinadas durante la crisis derivada del presunto fraude en las elecciones generales de noviembre de 2017 y que sean puestos en libertad cinco “presos políticos”.

“38 son las y los hondureños muertos durante la represión contra los manifestantes que rechazaban el fraude electoral y la reelección ilegal”, indicó el portavoz de la Convergencia, Carlos Reyes, en rueda de prensa, en la que participó también el expresidente hondureño Manuel Zelaya.

Más de 300 personas han tenido que salir del país al exilio y “165 han sido criminalizados por razones políticas”, añadió Reyes, que leyó un comunicado de la Convergencia, integrada por varios sectores del país.

Señaló además que la Convergencia exige “el cese de la persecución, el retorno a su patria de los exiliados políticos, libertad para los presos políticos y justicia para los mártires”.

El movimiento Convergencia considera que “no es extraño” que, a algunos de esos culpables, “ante su féretro se exalte su persona y se le llene de reconocimientos por el bien aportado a la patria, mientras sus crímenes y los familiares de las víctimas siguen a la espera de que algún día se termine la impunidad”.

La crisis que vive el país surgió a raíz de que la Alianza de Oposición contra la Dictadura, cuyo candidato presidencial fue Salvador Nasralla, no reconoció las elecciones de noviembre de 2017, en las que Juan Orlando Hernández fue reelegido, aduciendo fraude.

SHARE

Leave a Reply