Caldono, Colombia.- En el corazón de las tinieblas de la violencia guerrillera, en el departamento colombiano del Cauca, un grupo de 120 guerrilleros y miembros de la comunidad indígena Nasa culminó el proceso de capacitación en agricultura como parte de su adaptación a la vida civil.

Es la metáfora del proceso de paz: pasar del verde militar de los uniformes de camuflaje de la guerrilla al negro de las togas y los birretes con los que se vistieron estos excombatientes para celebrar el fin de su formación.

La coordinadora del grupo territorial Cauca de la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN), Ángela Medina, cree que la clave para el futuro de estos proyectos pasa por conseguir que las instituciones “acompañen” las iniciativas.

SHARE

Leave a Reply