Exfuncionarios anticorrupción en Guatemala se defienden de acusaciones

0
5
546962

GUATEMALA JUSTICIA

Ciudad de Guatemala, 3 jun (EFE).- El abogado y exdirector del ente recaudador de impuestos en Guatemala Juan Francisco Solórzano Foppa aseguró este jueves en su primera declaración tras 15 días detenido por supuesta falsedad ideológica que su captura es un acto de criminalización por su labor anticorrupción en el pasado.

De igual forma se pronunció el exanalista de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) Aníbal Arguello, acusado también por el mismo caso de falsedad ideológica en la creación de un partido político en 2019 junto a otras 11 personas, incluido Solórzano Foppa.

Tanto Arguello como Solórzano Foppa colaboraron en la investigación del caso denominado “La Línea” de corrupción aduanera, que culminó con el encarcelamiento en 2015 del expresidente guatemalteco Otto Pérez Molina por corrupción.

Ambos dieron este jueves su primera declaración tras 15 días encarcelados a la espera de la audiencia correspondiente. De acuerdo a Solórzano Foppa, dicha espera de dos semanas para la primera declaración obedece a “mala fe” por parte del Ministerio Público (MP, Fiscalía).

Arguello indicó que teme por su vida y que las detenciones tienen como objetivo debilitar los casos judiciales en marcha como “La Línea” y otros más donde colaboró con la Cicig, un ente creado en 2007 por la Organización de Naciones Unidas en conjunto con Guatemala para desmantelar las estructuras paralelas en el Estado.

Entre 2014 y 2019, la Cicig emprendió una lucha anticorrupción bajo el mando del comisionado colombiano Iván Velásquez que dejó más de 250 personas imputadas entre ministros, diputados, funcionarios, presidentes y expresidentes, además de miembros de la cúpula empresarial.

UNA DETENCIÓN IRREGULAR

Solórzano Foppa fue arrestado el 19 de mayo por supuesta falsedad ideológica en la creación de un partido político en 2019.

Su detención se llevó a cabo en una avenida al sur de la Ciudad de Guatemala por automóviles sin matrícula y no identificados que le cerraron el paso sin explicación, según explicó en redes sociales Solórzano Foppa al momento de su captura y posteriormente en declaraciones a periodistas.

El arresto se produjo varios minutos después de ser interceptado por las fuerzas de seguridad ya que, según precisó Solórzano Foppa, los policías que lo detuvieron no le brindaban motivos al respecto.

Este jueves, el exfuncionario denunció que en su captura participaron miembros de la Secretaría de Inteligencia Civil del Estado de Guatemala en lo que considera “un caso montado”.

De acuerdo al fiscal de sección de la Fiscalía de Delitos Electorales, Rafael Curruchiche, la captura se debió a que supuestamente Solórzano Foppa y otras 11 personas “de forma dolosa y deliberada insertaron hechos y actos falsos” para la creación de un partido político en 2019.

Solórzano Foppa fue fiscal del Ministerio Público durante más de una década y también -entre 2016 y 2018- el jefe del ente recaudador de impuestos en Guatemala, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Su labor al frente de la SAT se caracterizó por lograr una histórica recaudación de impuestos en 2016 y por haber puesto en jaque a varias de las grandes empresas del país por defraudación tributaria, incluida una multa de 100 millones de dólares (la más grande del país) a la firma Aceros de Guatemala.

Por su parte, en el Ministerio Público Solórzano Foppa fue uno de los colaboradores de la investigación “La Línea”, que dio paso a la caída del Gobierno de Pérez Molina.

La audiencia de este jueves continuará el próximo lunes, de acuerdo al dictamen del Tribunal Sexto del Organismo Judicial que lleva el caso.

Solórzano Foppa indicó además que si existieran anomalías legales en el caso en su contra por falsedad ideológica en la creación de un partido político en 2019 está dispuesto a dilucidarlas y enfrentarlas.

La semana pasada, mediante una carta pública, al menos 800 personas entre académicos, estudiantes y profesionales guatemaltecos y extranjeros solicitaron la “inmediata liberación” de Solórzano Foppa en lo que consideran una persecución política en su contra por su lucha contra la corrupción en la nación centroamericana