El monóxido de carbono (CO) es un gas sin olor ni color pero muy peligroso. Puede causar súbitamente una enfermedad y hasta la muerte.

El horario de invierno comenzó hace una semana y se espera que con el cambio de horario también nos tomemos el tiempo para cambiar las baterías de nuestras alarmas de humo y monóxido de carbono.
Más de 400 personas mueren cada año en los Estados Unidos por intoxicaciones involuntarias por monóxido de carbono que no están relacionadas con incendios.
Cuando se producen cortes de electricidad durante emergencias, como huracanes o tormentas invernales, el uso de fuentes alternativas de electricidad para calentar o enfriar el ambiente, o para cocinar, puede producir una acumulación de monóxido de carbono en casas, garajes o casas rodantes, e intoxicar a las personas y a los animales que estén adentro.
Por eso, puedes prevenir la exposición al monóxido de carbono si sigues estos pasos:
•Asegúrate que todos los años un técnico calificado le dé mantenimiento a tu sistema de calefacción, calentador de agua y a cualquier otro aparato que funcione con gas, petróleo o carbón.
•Instala un detector de monóxido de carbono que funcione con pilas y revísalas o cámbialas cuando cambie la hora del reloj en la primavera y el otoño.
•Sal inmediatamente de tu casa si suena la alarma del detector de monóxido de carbono y llama al 911.
•No dejes tu auto o camioneta con el motor encendido dentro del garaje de tu casa, aunque la puerta esté abierta.
•No quemes nada en una estufa ni en una chimenea que no tenga un tubo de escape al exterior.
•No use hornos de gas para calentar tu vivienda.
•No uses generadores, parrillas de carbón, estufas de campamento ni otros aparatos que funcionen con gasolina o carbón dentro de la casa, sótano, garaje o fuera de la casa a menos de 20 pies de las ventanas, puertas o salidas de aire.
La intoxicación por monóxido de carbono es totalmente prevenible. Protégete y protege a tu familia al actuar de forma sensata en caso de un corte de electricidad.

SHARE

Leave a Reply