Euforia, nostalgia y fiesta en las calles de CLT

0
357

Por Jacobo Strimling | [email protected]

•De verde y guapango se vistió el centro de la ciudad ante la llegada de una marea de aficionados que querían ver ganar a su selección mexicana durante el partido de la Copa Oro.

Charlotte, NC.- Los aficionados calentaron gargantas, lanzaron porras y vibraron con los espectáculos de Lucha Libre y los conciertos de rock en español horas antes de atiborrar con emociones el Estadio Bank of America, la cancha donde la selección mexicana de fútbol confirmó su pase a los cuartos de final de la decimoquinta edición de la Copa Oro, como primer lugar del grupo A.

En el marco del Raza Fan Fest, adultos y niños con sombreros, penachos, máscaras de luchador, y los colores de su bandera sobre la piel, hacían sonar sus tambores, cornetas y matracas y al grito de “México, México, Ra, Ra”, el Romare Bearden Park se convirtió en una enorme cancha fútbol y, la calle Mint, en una gran pista de baile haciendo parecer el centro Charlotte a una provincia mexicana en la que no faltaron los puestos de tacos y la venta de las camisetas y banderas con las que mostraron el orgullo por sus raíces y tradiciones.

Colorido extra, una joven quinceañera que se tomaba las fotos del recuerdo en el parque, pasó a ser una más de los inesperados protagonistas de la fiesta futbolera, organizada por NORSAN Media. También muy festejadas fueron las cervezas de $5 y los refrigerios provistos por Compare Foods bajo el radiante sol que calentaba los ánimos por igual.

Las bandas Acustic Guys, de Winston-Salem, y A Long Time a Go Go, de Atlanta, le pusieron música a la fiesta, a la par de un ring donde rudos y técnicos representaban la eterna lucha entre el bien y el mal.

Los ‘Radio Host’ de las estaciones La Raza, Latina y La Zeta animaron a chicas y chicos a probar sus habilidades como bailarines y futbolistas, en el evento que vistió de verde, blanco y rojo a la Reina y celebró la diversidad de la ciudad.

Ya en el estadio, a solo unas cuadras del Raza Fan Fest, más de 59 mil personas siguieron la fiesta tricolor mientras veían jugar a su selección y sentían en vivo y en directo la conexión con su país de origen.

Celebraron los 3 goles a su favor, se lamentaron con los dos recibidos, hicieron la ola y todos, al unísono, cantaron el ‘Cielito Lindo’ y, sí, ahora fueron los de Charlotte quienes continuaron con la aberrante tradición de gritar el insultó cuando saca el portero rival.

Pasados los 90 minutos, los cánticos de la afición se siguieron escuchando y los recuerdos de haber presenciado un juego del Tri, no importa si fue contra un equipo de un nivel inferior, quedaran por siempre.

SHARE

Leave a Reply