Etiopía acusa al director de la OMS de interferir en sus asuntos internos

0
35
795845

ETIOPÍA CONFLICTO

Adís Abeba, 14 ene (EFE).- El Gobierno de Etiopía acusó hoy al director general de la Organización Mundial para la Salud (OMS), el etíope, Tedros Adhanom Ghebreyesus, de interferir en sus asuntos internos y amenazar la “integridad” de esa agencia de la ONU.

En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores etíope informó de que ha enviado una carta al Consejo Ejecutivo de la OMS para expresar su “objeción” contra la “posición moral, legal y profesional” de Tedros.

“Aunque Etiopía nominó al doctor Tedros para el cargo más alto en el organismo de salud mundial, no ha estado a la altura de la integridad y las expectativas profesionales requeridas de su cargo”, indicó el Ejecutivo.

En su opinión, el jefe de la OMS “ha estado interfiriendo en los asuntos internos de Etiopía, incluidas las relaciones de Etiopía con el Estado de Eritrea” y “continúa como miembro activo y partidario del FPLT (Frente Popular de Liberación de Tigré), que está proscrito como grupo terrorista por el Parlamento etíope”.

Asimismo, subrayó el Ministerio de Asuntos Exteriores, Tedros “utiliza su plataforma para movilizar a la comunidad de la ONU contra Etiopía además de brindar apoyo técnico y financiero a las actividades del FPLT”.

El Gobierno de Etiopía finalmente instó al Consejo Ejecutivo de la OMS a encargar una investigación sobre el director general para “identificar su mala conducta y la violación de su responsabilidad profesional y legal”.

La nota se publicó después de que Tedros advirtiera hace una semana de que la OMS no puede entregar suministros médicos a la región etíope norteña de Tigré -región azotada por una guerra entre el Gobierno federal y el FPLT- desde julio de 2021.

El jefe de la agencia de la ONU no atribuyó este bloqueo a ningún bando del conflicto armado.

Tedros, el tigrino de más alto perfil en el extranjero, ejerció como ministro etíope de Salud entre 2005 y 2012 y como titular de Exteriores entre 2012 y 2016 en unos gobiernos dominados por el FPLT.

Durante casi tres décadas, el FPLT lideró la coalición étnica que conformaba el gobernante Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF) hasta la llegada al poder en 2018 del actual primer ministro, Abiy Ahmed, quien reformó esa formación política.

La guerra de Tigré estalló el 4 de noviembre de 2020, cuando el Abiy ordenó una ofensiva contra el FPLT -partido que gobernaba la región- en represalia por un ataque contra una base militar federal y tras una escalada de tensiones políticas.

Desde finales de octubre de 2021, el FPLT consiguió avanzar sus posiciones hacia el sur y amagó con la posibilidad de marchar sobre Adís Abeba, que también es sede de la Unión Africana.

El temor a que los rebeldes pudiesen atacar la capital de Etiopía -segundo país más poblado de África y un importante aliado de Occidente- animó los esfuerzos diplomáticos de la comunidad internacional para conseguir una solución negociada.

Sin embargo, el impulso del FPLT se ha evaporado -a finales de diciembre anunció la retirada de sus tropas a Tigré- y las tornas han girado a favor de las tropas gubernamentales, mientras sigue sin avistarse una solución política a la contienda.

Miles de personas han muerto y unos dos millones de personas han tenido que abandonar sus hogares debido a la violencia, según la ONU.