Por Aura María Posse  |  [email protected]

Kannapolis, NC.- Samuel Jijón está por terminar las clases de secundaria  en A.L.Brown High School,  de la ciudad de Kannapolis,  después de culminar con éxito sus pasantías para las clases de culinaria y contribuir al desarrollo de la ciencia en el Centro de investigaciones Post Cosecha de Carolina del Norte.

Sammy, como lo conocen sus amigos, es  originario de Guerrero, México y  llegó al NC Research Campus por sugerencia de su profesora,  la Jefe  del programa CTE,  Mallory Harris con quien analizaba qué carrera decidiría seguir después de recibir su diploma de la escuela secundaria.

Mientras combina las clases con su trabajo en un restaurante,  colabora con  la doctora Penélope Perkins Veazie ,quien lidera la investigación de productos que pueden obtenerse de los alimentos que  se obtienen después de la cosecha.

“Yo fui donde la científica y ella me dijo que tenía un problema con la investigación de la sandía a la cual le había extraído los nutrientes pero no conseguia el sabor agradable para crear lo que se llama en inglés un ‘fruit leather’ o cueritos de fruta que se venden de diferentes sabores. Me dio unas bases para encontrar un producto agradable al paladar”, contó el joven mientras explicaba su aporte a la investigación.

Gracias a su origen mexicano y al conocimiento de sabores de frutas, Sammy  logró reducir el sabor fuerte de la esencia de la sandía con cajeta de guayaba para crear  la esencia que la científica estaba buscando por años.

Su trabajo ha sido reconocido en el Centro de Investigaciones y esta oportunidad le ha permitido ver muchas más opciones con respecto a la profesión que él quiere seguir.

“Yo siempre he estado muy interesado en la ciencia detrás de la cocina y los sabores”, dijo el joven mexicano.

Aunque sigue trabajando con la doctora Perkins, Sammy también ha tomado el cargo de ayudande del chef Mark Allison, director de nutrición de la compañía Dole en la ciudad de Kannapolis.

Las puertas se han abierto para muchas opciones en la vida de este joven quien ve en algunos de sus compañeros próximos a graduarse la incertidumbre de no saber cuál es su futuro.

Sammy piensa que hay que hacer lo que a uno le gusta. No hay punto, dice, en ir al colegio y sacar un certificado o un grado en una profesión que no le guste y tener que trabajar en ello. Hay que explorar y encontrar algo que se disfrute.

“El trabajo no debe ser algo que te paguen de lunes a viernes y tener que hacerlo por el resto de la vida”, dijo el joven, asegurando estar muy agradecido por la oportunidad adquirida al participar en estos proyectos.

Sabe que su futuro está en la cocina, en  las artes culinarias y la investigación de alimentos  y va a trabajar muy duro para lograrlo.

Leave a Reply