Estrasburgo pide no depender de otros en afianzar el suministro materias primas

0
3
745981

UE MATERIAS PRIMAS

Estrasburgo (Francia), 24 nov (EFE).- El Parlamento Europeo (PE) destacó este miércoles la necesidad de garantizar un suministro de materias primas críticas en la Unión Europea (UE) sin depender de países terceros mediante la potenciación del reciclaje, la diversificación del abastecimiento doméstico y la inversión en investigación de fuentes alternativas.

En un informe aprobado este miércoles en el pleno, la Eurocámara subrayó la dependencia de la UE en las importaciones de los recursos necesarios para la transformación digital, la fabricación de dispositivos médicos y electrónicos, la transición ecológica y la electromovilidad, por lo que urgió a asegurar un suministro autónomo y sostenible de dichos materiales.

“La transición hacia economías europeas digitales, de alta eficiencia energética y climáticamente neutrales dará lugar a una demanda significativamente mayor de materias primas críticas. Las tecnologías que las requieran, como baterías o motores eléctricos, serán clave para lograr los objetivos del Acuerdo de París”, indicó el PE en un comunicado.

Por ello, el informe del Legislativo comunitario pide un plan para impulsar la “autonomía estratégica” y la “resiliencia” de Europa en el suministro de materias primas críticas mediante la creación de un mercado secundario para los recursos reciclados que contengan estos materiales.

Según la propuesta de la Eurocámara, la UE debe centrarse en obtener más materias primas críticas de su propio seno y de sus países vecinos, diversificar las fuentes de los materiales y fortalecer la investigación en alternativas sostenibles menos escasas.

Para los eurodiputados, el reciclaje de residuos es “crucial” por la presencia significativa de materias primas críticas en equipos eléctricos y electrónicos, por lo que, según el informe, los Estados miembros deberán mejorar sus esfuerzos para recolectar adecuadamente los productos al final de su vida útil en lugar de almacenarlos en hogares y vertederos.

“Todos los pronósticos predicen una mayor demanda de materias primas críticas debido a la transición gemela –verde y digital–. Por lo tanto, nos comprometemos a redoblar nuestros esfuerzos para aprovechar al máximo la economía circular”, sostuvo la eurodiputada del Partido Popular Europeo (PPE) Hildegard Bentele, relatora del informe.

En este sentido, el PE recalcó la necesidad de establecer controles más estrictos de las exportaciones de desechos que contengan materias primas críticas, además de crear un grupo de trabajo que coordine las actuaciones nacionales sobre este tipo de materiales.

Asimismo, los europarlamentarios pidieron a los países comunitarios que consideren almacenar estratégicamente las materias primas críticas para asegurar la línea de suministro y resolvieron que los futuros acuerdos de asociación y de libre comercio incluyan disposiciones específicas sobre estos recursos.

Sin embargo, el informe del PE advierte de que centrarse en el reciclaje no será suficiente a corto y medio plazo para satisfacer la creciente demanda de estos materiales y solicita que se exploren las posibilidades de abastecimiento sostenible en los Estados miembros ricos en materias primas críticas.

“La investigación muestra, no obstante, que estos esfuerzos no serán suficientes al menos en el corto y en el medio plazo. Por lo tanto, debemos construir el marco político que permita un suministro sostenible en Europa y en países no pertenecientes a la UE”, afirmó Bentele.

Según la Comisión Europea (CE), gran parte de las materias primas críticas se concentra fuera de la comunidad, principalmente en China, Turquía y Sudáfrica, lo que supone un problema para la UE, que en 2030 necesitará 18 veces más litio y cinco veces más cobalto para baterías de vehículos eléctricos y almacenamiento de energía, de acuerdo con el informe del PE.

El sector de las materias primas proporciona alrededor de 350.000 empleos en la UE y más de 30 millones en las industrias manufactureras intermedias que dependen de él, según el Comité Económico y Social Europeo (CESE), unos puestos de trabajo que la CE espera que para 2030 experimenten un crecimiento neto de 700.000 con el avance a una mayor economía circular.