Estatua de un héroe latino de la Guardia Costera se suma a memorial submarino

0
11
536009

LATINOS

Miami, 25 may (EFE News).- Una escultura a tamaño natural del aprendiz de marino de la Guardia Costera William Ray Flores, condecorado a título póstumo por su comportamiento heroico en el accidente naval en el que murió en 1980, formará parte desde este martes del arrecife artificial Círculo de los Héroes, en Florida.

La estatua del héroe de origen mexicano será bajada al lecho marino desde un barco y colocada junto a las de otros doce militares caídos en acto de servicio que por ahora forman el círculo, según informaron los promotores del memorial.

El “Círculo de los héroes”, cuyos creadores definen como el primer memorial de excombatientes submarino, está situado a 40 pies (12,2 metros) de profundidad en un punto del Golfo de México localizado a 10 millas (16 kilómetros) de la costa del condado de Pinellas (noreste de Florida).

Fue inaugurado el 5 de agosto de 2019 y cuando esté completado el círculo contará con 24 estatuas de cemento, cada una de una altura de seis pies (1,83 metros).

En el centro del círculo habrá un monumento de casi 3 toneladas de peso recubierto con emblemas de bronce de la Fuerza Aérea, el Ejército, la Armada, la Guardia Costera y la Infantería de Marina.

Los creadores del memorial buscan donaciones de 1.000, 2.500 o 5.000 dólares para poder cerrar el círculo con 12 estatuas más que representen a los hombres y mujeres que combatieron en las guerras de Corea, Vietnam, Irak, el Golfo Pérsico y otras.

Nacido en 1961 en Nuevo México, pero radicado en Benbrook, en el estado de Texas, Flores tenía 19 años cuando murió junto a otros 22 marinos en el hundimiento del barco “Blackthorne” de la Guardia Costera, que colisionó con el petrolero “Capricorn” a la entrada de la bahía de Tampa (Florida) el 28 de enero de 1980.

Antes de morir ayudó a salvar la vida de muchos de sus compañeros -27 en total se salvaron- y por ese motivo fue reconocido a título póstumo con la Medalla de Guardia Costera en el año 2000, veinte años después.

Los sobrevivientes del naufragio, el peor desastre de la Guardia Costera en tiempos de paz, presionaron para que se reconociera la valentía y compasión de Flores, que solo llevaba un año como aprendiz de marinero cuando murió.

Según se dijo durante la ceremonia de condecoración, Flores arrojó chalecos salvavidas para los marinos que estaban en el mar y permaneció a bordo para ayudar a los que estaban atrapados y desorientados en lugar de buscar su propia salvación.

536009536009