Esposas de nicaragüenses detenidos piden a EE.UU. actuar por los “presos políticos”

0
5
600705

NICARAGUA OPOSICIÓN

Washington, 20 jul (EFE).- Berta Valle y Victoria Cárdenas, las esposas de dos de los seis aspirantes presidenciales nicaragüenses detenidos, pidieron al presidente de EE.UU., Joe Biden, que utilice “todos los mecanismos disponibles” para lograr la liberación de los “presos políticos” y se dé paso a una transición democrática en el país centroamericano.

Valle y Cárdenas llegaron a Washington para exponer la situación de Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro, detenidos el pasado 8 de junio bajo acusaciones de las autoridades en su país de “incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos” de Nicaragua, extremo que ambas rechazan.

“Venimos a denunciar la desaparición de nuestros esposos”, sentenció Cárdenas en una entrevista con Efe.

Relató que en el último mes y medio han sido detenidas 27 personas, a las que consideró “presos políticos” y “desaparecidos”, ya que -subrayó- no se conoce “absolutamente nada de ellos”.

“No sabemos dónde se encuentran, no sabemos dónde están, su estado de salud; absolutamente nada”, agregó Cárdenas, quien se quejó de que su esposo y Madariaga han sido sometidos a un período de investigación de 90 días y, pese a no estar condenados, permanecen detenidos.

“La idea de esta visita es denunciar ante Estados Unidos, ante el Gobierno de Estados Unidos y el presidente Biden que nuestros esposos, los 27 presos políticos del último mes y medio y los 140 presos políticos de la dictadura de (el presidente nicaragüense, Daniel) Ortega necesitan ser liberados de inmediato”, agregó

LLAMADO A BIDEN

Por su parte, Valle, quien vive en Miami (EE.UU.) junto a su hija, pidió a Biden que “vuelva la mirada hacia Nicaragua” y “utilice todos los mecanismos que estén a su alcance para exigir la liberación incondicional” de sus esposos y de los más de 140 “presos políticos” en su país.

Aunque admitió que en Latinoamérica existen otros conflictos, como los de Cuba y Venezuela, defendió que su país “también merece la atención” de EE.UU., ya que se trata de un “tema regional”.

Sobre la relación entre Nicaragua, Cuba y Venezuela, consideró que Ortega y su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo, están “copiando” a estos países, a pesar de que en paralelo han expresado su intención de establecer su “propia ideología”.

En todo caso, opinó que “reconocer la influencia de estas otras naciones” debe ser “relevante para Estados Unidos, porque geopolíticamente es importante, pero también para el mundo”.

También advirtió que Ortega y Murillo “utilizan las leyes a su conveniencia, violando cualquier tipo de marco legal internacional”.

“No es posible que en la región esté enquistándose una dictadura y que nada más veamos que lo está haciendo y no tomar acciones”, sostuvo y pidió entender la angustia que viven las familias de los detenidos.

ELECCIONES DESLEGITIMADAS

Al referirse a las elecciones del próximo 7 de noviembre, en las que Ortega espera ser reelegido, Valle se preguntó si es posible considerarlas “libres y transparentes” cuando “están presos seis candidatos”.

“No podemos ir a elecciones cuando tenemos a seis precandidatos presos, cuando tenemos al liderazgo de la sociedad civil presa, cuando tenemos empresarios secuestrados, periodistas encarcelados y creemos que realmente este proceso debería de ser desde ya deslegitimado”, sentenció.

A su turno, Cárdenas defendió que tanto Madariaga como Chamorro “creen en las elecciones como el vehículo para una transición de Gobierno hacia una Nicaragua pacífica y democrática”.

Sin embargo, admitió no confían en las “circunstancias actuales para que se den unas elecciones creíbles y legítimas” en las que Nicaragua “pueda lograr su libertad”.