España propone en la ONU crear un fondo fiduciario del FMI para desarrollo

0
10
468050

ONU DEUDA

Naciones Unidas, 29 mar (EFE).- El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, propuso este lunes en una reunión de alto nivel sobre deuda en la ONU crear “un nuevo fondo fiduciario del Fondo Monetario Internacional” (FMI) que beneficie a los países en desarrollo más impactados por la pandemia de covid-19, además de una reasignación de derechos especiales de giro.

En una intervención telemática, Sánchez destacó que muchos países siguen afrontando problemas de liquidez y a la vez tienen dificultades para acceder a la financiación internacional, y consideró primordial evitar que se repita otro récord en el impago de bonos soberanos, como ocurrió en 2020.

“En primer lugar, debemos acordar una nueva ambiciosa emisión de derechos especiales de giro (DEG) para ayudar a aliviar esos problemas de liquidez. Pero la simple asignación de los nuevos DEG a todos los países miembros del FMI, proporcionalmente con sus cuotas, no es suficiente”, explicó el mandatario.

“Los países de renta baja solo recibirían el 3,3 % de sus DEG mientras las economías latinoamericanas duramente afectadas por el covid obtendrían menos del 8 %. Si los países del G20 cediesen el 10 % de sus nuevos DEG, se duplicaría con creces la financiación adicional para los países de bajos ingresos”, sostuvo.

Sánchez propuso entonces “crear un nuevo fondo fiduciario del FMI para un desarrollo justo y sostenible” en el que los beneficiarios sean, particularmente, los países en desarrollo con niveles de desigualdad y pobreza más altos, así como los más afectados por la pandemia del coronavirus.

El presidente español abogó por ampliar la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda hasta finales de 2021 y destacó que 46 de los 73 los países elegibles se han beneficiado, posponiendo más de 5.000 millones de dólares, pero más del 40 % todavía tienen sobreendeudamiento o están en riesgo de ello.

Asimismo, pidió implementar plenamente el Marco Común para el Tratamiento de la Deuda del G20 y consideró claves la inclusión y la coordinación, llamando al papel decisivo de los acreedores privados y a una mayor cooperación por parte de las agencias de calificación de riesgos.

El Marco Común, dijo, debería beneficiar no solo a los países menos desarrollados, también a las economías de renta media como las de la región latinoamericana.

Sánchez cerró su discurso recordando que el mundo afronta una década crucial en la que se debe descarbonizar la economía, detener los devastadores efectos del cambio climático y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, por lo que urge “actuar ya y hacerlo bien”.