España está entre los países con menores diferencias de género al envejecer

0
4
618598

GÉNERO LONGEVIDAD

Londres, 5 ago (EFE).- España, junto con Polonia, Irlanda y Finlandia, se encuentra entre los países de la OCDE con menores diferencias de género en cuanto a los recursos y ventajas sociales con los que cuentan los hombres y las mujeres al afrontar la vejez, según un estudio publicado hoy en la revista “The Lancet Healthy Longevity”.

En un índice de bienestar en las últimas etapas de la vida elaborado por académicos de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) a partir del análisis de 18 países de altos ingresos de la OCDE, los españoles obtienen un índice de 55 puntos, frente a 51,03 las españolas, una diferencia de 3,97 enteros.

Esa brecha es de 2,53 puntos en Polonia; 5,20 en Irlanda y 6,32 en Finlandia.

En valores absolutos, los daneses son lo que disfrutan de un mayor bienestar en la vejez (70,17 puntos), mientras que las danesas alcanzan un índice de 58,89.

El desequilibrio entre géneros más elevado se registra en Países Bajos (14,51 puntos de diferencia), seguido de Austria (12,86), Italia (11,74), Dinamarca (11,28) y Alemania (11,13).

Las finlandesas son las que afrontan la vejez con mayor tranquilidad, según este trabajo, que les otorga una puntuación de 61,77, frente a 68,09 los finlandeses.

Para determinar esa puntuaciones se han tenido en cuenta factores como la buena salud en la senectud, la “productividad en la sociedad”, ya sea con trabajos remunerados o voluntarios, así como el nivel económico y educativo.

Los autores del estudio subrayan que “los roles de género no solo condicionan las oportunidades para los hombres y las mujeres durante su vida, sino que también afectan a la experiencia que supone la vejez”.

“Los hombres cuentan especialmente con una ventaja en cuanto a ingresos y riqueza. Es mucho más probable que cuenten con seguridad financiera, tengan trabajos remunerados y pasen menos tiempo enfermos que las mujeres en las últimas etapas de la vida”, explica la revista científica en un comunicado.

Para John Rowe, profesor de Políticas Sanitarias y autor principal del trabajo, es necesario “remediar estas disparidades de género” a fin de “permitir que las mujeres vivan más tiempo de manera independiente y con mejor salud”.

Los académicos resaltan además que existen pocos estudios que analicen los problemas derivados de la longevidad en los países más ricos desde una perspectiva de género.