Entre Catedral y Catedral, La Vuelta descubrirá nuevos santuarios

0
5
625763

CICLISMO VUELTA

Burgos, 12 ago (EFE).- Entre la Catedral de Burgos, salida de la carrera por su VIII Centenario, y la de Santiago de Compostela, punto de llegada en un nuevo Año Xacobeo, La Vuelta 2021 irá descubriendo nuevos santuarios que añadir a otros ya emblemáticos que volverá a visitar este año la gran prueba española por etapas.

Se trata de nuevas subidas de esas que va descubriendo la tercera gran ronda del calendario internacional cada temporada que van sazonando de interés y curiosidad el tránsito desde comienzan a sonar hasta el mismo día que se ascienden.

Subidas lo más verticales posible, lo más desconocidas que se pueda, sobre las que se pone el foco mediático y que se han convertido ya en la esencia de una carrera que ha encontrado su sitio, su estilo y su grandeza en ello.

La prueba es que todo el mundo quiere estar en La Vuelta. Y si al final no puede acudir lo lamenta y casi hasta se disculpa. Es el caso de la gran estrella del pelotón internacional, el esloveno Tadej Pogacar, que no tomará la salida por razones de calendario con el dolor de no poder volver a la carrera en la que saltó a la fama.

EL GAMONITEIRU

Pogacar lamenta no poder conocer el Gamoniteiru, el hermano del Angliru en la Sierra del Aramo asturiana, menos empinado pero más largo y más alto. El Altu d’el Gamoniteiru, largamente esperado tras años de rumores, es una pared de 16,6 kilómetros al 9,8 por ciento de desnivel y una rampa final al 17.

Enclavado en la decimoctava etapa, el Gamoniteiru, tercero y último de los tres categoría Especial de la ronda, se perfila juez final en la última de las grandes jornadas de alta montaña. Los clásicos San Llaurenzu (9,9 kms. al 8,6; 16) y La Cobertoria (7,9 al 8,6; 14) aderezarán un día marcado en el calendario.

PICÓN BLANCO

Como lo está también el del ascenso al Picón Blanco, el puerto de Espinosa de lo Monteros descubierto por la Vuelta a Burgos y que supondrá el primer envite de enjundia para los favoritos ya en la tercera etapa. Un ascenso de 7,6 kms. al 9,35 y tramos hasta del 18 que podrán fin a una jornada unipuerto.

BALCÓN DE ALICANTE

Un poco más tarde, en la séptima etapa, se ascenderá el Balcón de Alicante, una exigente subida en la Sierra de Maigmó en el interior de la provincia de 8,4 kms al 6,2 y cuatro kilómetros finales durísimos que alcanzan el 15 por ciento. Calentará esa etapa de salida el tremendo La Llacuna (9,4 al 6,2; 17).

PICO VILLUERCAS

Ya en la segunda semana, en Extremadura, en la etapa 14 espera el Pico Villuercas, la mayor elevación de los Montes de Toledo. Un total de 14,6 kms. al 6,2, cuestas de hasta el 15 y con el paso previo al muro de Collado de Ballesteros (2,8 al 14; 20).

SANTUARIOS YA CONOCIDOS: LAGOS, VELEFIQUE

Aunque si hay un santuario en la Vuelta es el de los Lagos de Covadonga (Especial), la cima cumbre de la era moderna de la carrera, la que se ha podido contar en directo por la televisión. A sus 12,6 kms. al 6,9 y tramos al 20 se le suma un doble paso por La Collada Llomena (7,6 al 9,3; 14) en el día anterior al Gamoniteiru.

El Alto de Velefique (Especial/13,2 al 6,4; 15), final de la novena etapa con paso previo por el interminable Collado Venta Luisa (29 al 4,4 y 6 kms. muy duros entre el 16 y el 22 hasta el 15); completa un listado de citas claves de la Vuelta en el que también se podrían incluir La Centenera (15,1 al 5,5; 11) y Mijares (20 al 5,4; 11) camino de El Barraco en la decimoquinta etapa.

La patria chica del recordado Chava Jiménez, que disfrutaría como pocos en sus rampas. Y en las de todos los santuarios que este año descubre esta Vuelta 2021 entre Catedrales.

Por Ramón Orosa