Caracas, Venezuela.- Parientes y simpatizantes del exinspector de la Policía científica venezolana Óscar Pérez se reunieron  en el Cementerio del Este de Caracas para honrar su memoria con una misa en el lugar en el que fue enterrado este domingo por las autoridades con la presencia de solo dos de sus familiares.

En la misa, el sacerdote dijo que quería honrar “la memoria” del expolicía de 36 años, que murió el pasado lunes en una operación policial junto a seis compañeros de un grupo que se alzó contra el Gobierno.

Pérez -cuya madre, esposa e hijos están fuera del país- fue enterrado este domingo por las autoridades con el cementerio cerrado por militares y contra la voluntad de su familia.

Según las actas de defunción recibidas por los familiares, seis de las siete personas perdieron la vida por un disparo en la cabeza durante la acción policial, en la que las fuerzas del Gobierno -que considera “terroristas” a Pérez y sus hombres- utilizaron armamento de guerra.

Más de 20 personas -entre ellos varios oficiales del Ejército- han sido detenidos por el caso y familiares de algunas de estas personas han denunciado amenazas y agresiones.

Leave a Reply