Entendiendo los estados de ánimo al ‘quedarnos en casa’

0
70

Por Williams Viera | [email protected]

La incertidumbre se acentuó en nuestras vidas por todo lo que está sucediendo con el coronavirus y el aspecto sicológico, de acuerdo con especialistas sanitarios, se ha convertido en un punto de inflexión que puede desencadenar, en algunos casos, en hechos de violencia.

En tal circunstancia no es extraño escuchar, “estoy estresado, angustiado y asustado por lo que está sucediendo y mi temor es contagiar a mi familia” o ¿Cómo voy a proveer para mi hogar?

Una ayuda
Elmer Betancourt, especialista en sociología, considera que “el evento que estamos viviendo ha servido para entender que debemos ayudarnos los unos a los otros en cualquier circunstancia de la vida y que ella es más importante que el dinero, que el trabajo y que el orgullo”.

De igual manera, Betancourt asegura que es vital, debido a la incertidumbre latente “ayudar a los demás en la construcción de pequeñas rutinas de manera individual, limitando el acceso información excesiva sobre el tema que puede aumentar el estado de malestar. Por lo tanto, se debe cuidar lo que compartimos en las redes sociales”.

Ya lo dijo Javier Echeverría, vicepresidente de la Academia de las Ciencias, de las Artes y de las Letras del País Vasco, con respecto a lo que estamos viviendo: “hay un ‘tecnovirus’ cuyo nivel de contaminación mental mengua la libertad de las personas.

Verbo conocer
En tanto, Gabriela Acosta, experta en psicología sanitaria, explicó, “en momentos en que toda persona se siente en peligro y siente que los seres queridos también lo están, en el organismo se le dispara una respuesta natural llamada defensa”.

Según Acosta, ello conlleva a un estado de ‘negación’ y por eso, “muchos dicen, ‘no está pasando nada en realidad’ por más que lean, escuchen o vean en la televisión el número elevado de muertos o de infectados con el Covid-19. Y sin que lo digan, quieren rechazar el ‘pánico’ que sienten cuando alguien habla de que ‘vamos a morir todos’. En la oscilación de los estados extremos de ‘negación’ y ‘pánico’, ninguno de los dos va a ayudarnos a nosotros mismos ni a otros. Lo importante es conocer lo que acontece con nuestro cuerpo para poder actuar de forma responsable”.

Acosta agrega que toda precaución es poca y ahora y siempre es el momento de ayudar a potenciar las defensas naturales de nuestro organismo. “El sistema inmunitario es nuestro ejército interior”.

Dudas y miedo
De igual manera, Vanessa Abrines, psicóloga sanitaria, asegura que es normal la confusión, inestabilidad, sensación de no realidad a veces e incluso, el caos.

Lo normal es que tenga pensamientos contradictorios, desde ‘esto es una tontería’ a ‘me voy a aislar de todo’, asegura la experta.

Abrines, también, dice que lo normal es que tengamos miedo, aunque eso no significa que vaya a pasar nada malo, sino que el miedo es humano y forma parte de la vida.

Lecciones de la pandemia
El trabajar, el estudiar y el permanecer en casa son cambios bruscos que nos llevan a entender que:
• El petróleo no vale nada en una sociedad sin consumo.
• La prevención salva más vidas que el actuar a último momento.
• La muerte no distingue raza, sexo, idioma, ni lugar de origen y mucho menos, si es rico o pobre.
• No estamos preparados para una pandemia.
• Que el papel higiénico, ¡quien lo creyera!, es más
importante que el alimento.
• Que las redes sociales nos acercan, pero también son instrumentos del caos y la desinformación.

Leave a Reply