Por Norma Martínez | [email protected]

(En edición impresa por error la nota se acriditó a Mayra Arteaga)

Jacksonville, FL.- “El gobierno de México ha  sido claro al aseverar que,  no contribuiremos económicamente  a la construcción de un muro en la frontera. Nosotros estamos dispuestos a trabajar conjuntamente  para lograr una alianza que nos haga más fuertes  tanto a México,  como a  los Estados Unidos,  pero no pagaremos por la construcción de una pared”, aseveró el expresidente mexicano, Felipe Calderón ,  durante su reciente visita a Jacksonville mientras  ofreció una charla en la Universidad del Norte de la Florida,  bajo el auspicio de El Concilio de Asuntos Mundiales .

En la conferencia ‘Una Mirada Presidencial a la Perspectiva Hemisférica y las Relaciones Bilaterales en Latinoamérica y México’, Calderón reiteró ser el más acérrimo crítico del presidente Trump, ya que desde el comienzo de la campaña presidencial del magnate, Calderón ha descrito sus comentarios con relación a los inmigrantes indocumentados latinoamericanos  como  “racistas” y  similares a los de Adolfo Hitler en su época y hasta ha catalogado el muro de Trump,  como “un proyecto estúpido”.

“La construcción de un muro no es la solución. China  decidió hace 200 años AC, construir un muro que ahora,  para lo único que sirve es para atraer turistas”, comentó Calderón.

El exmandatario lamentó las trabas que el presidente Trump pretende poner al Tratado de Libre Comercio con México y Canadá, aclarando que de no hacerse una buena negociación la generación de empleo en México se vería estancada, lo que generaría más migración hacia EE.UU.

“Al ritmo que va México, en 2025 nos convertiremos en  la sexta mayor economía del mundo y esperamos poder ofrecer empleos que mantengan a nuestros compatriotas en nuestra bella  tierra”, previó el expresidente.

Calderón enumeró varias razones por las que el liderazgo de EE.UU., debería fomentar las relaciones con México y mencionó entre ellas las oportunidades de empleos que surgen para el beneficio de ambos territorios, el turismo mexicano  que visita a los Estados Unidos, el interés mutuo en mantener la seguridad nacional y la  “responsabilidad compartida el luchar contra el terrorismo”.

Agregó que las autoridades de su país han  confiscado 160 mil armas  ilegales que se han tratado de introducir por la  frontera desde los Estados Unidos y “también se mantiene la constante  lucha contra las drogas y su transporte a territorio americano”, que se ha hecho muy difícil,  ya que “la sociedad americana es un gran consumidor de éstas substancias” lo que dificulta la lucha para controlar su tráfico”.

Concluyó el exmandatario enfatizando que, “Somos más fuertes si trabajamos conjuntamente, evitando  argumentos inútiles e insultos.  México no es el enemigo ni somos los terroristas. Somos los amigos y posibles  aliados para las luchas que benefician a los que residimos a ambos lados del muro que se quiere construir para dividir y no para unificar esfuerzos”.

Leave a Reply