Washington.- Las autoridades de EE.UU. arrestaron este jueves 5 de abril  a 97 inmigrantes en una planta de procesamiento de carne en el estado de Tennessee, una acción que las organizaciones de derechos civiles consideraron la más grande en una década y una señal de que el Gobierno de Donald Trump está endureciendo sus políticas migratorias.

Del casi centenar de detenidos, diez personas fueron arrestadas por cargos federales de inmigración, una persona fue arrestada por cargos estatales y 86 inmigrantes fueron detenidos por estar ilegalmente en el país, según informó la portavoz de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) Tammy Spicer.

Las organizaciones proinmigrantes que han seguido el caso informaron que la mayoría de ellos eran procedentes de México.

El Gobierno Trump dio orden de incrementar el alcance de este tipo de inspecciones y operaciones en los lugares de trabajo, para desactivar los “imanes” laborales que atraen a los inmigrantes que están en el país ilegalmente y castigar a los empleadores que los contratan.

El Centro Nacional de Leyes de Inmigración y otros defensores de los inmigrantes aseguraron que la redada de Tennessee fue la más grande desde la Administración de George W. Bush (2001-2009).

Leave a Reply