Empleados indocumentados vulnerables tras la llegada de Trump, según expertos

0
2139

Phoenix , 3 feb .- Con la llegada de Donald Trump a la Presidencia, los trabajadores indocumentados están en una posición más vulnerable y los empleadores aprovechan el temor de los inmigrantes, según expertos.

Lydia Guzmán, directora del comité de inmigración de la Liga de Ciudadanos Americanos Unidos (LULAC) en Arizona, dijo a Efe que los casos de abuso laboral van en aumento ya que el temor de los trabajadores a ser denunciados por su estatus migratorio los imposibilita a defender sus derechos.

“La comunidad indocumentada está muy vulnerable, los patrones se aprovechan de ellos porque saben que no pueden, los amedrentan diciéndoles que los entregarán a la ‘migra’, es un temor real que se está viviendo”, indicó.

Mencionó que el abuso que más denuncian los trabajadores, cuando se atreven, es el robo de salario, ya que los empleadores no les pagan las horas extras, lo que se considera una violación a la ley federal.

“Hay diferentes agencias que protegen al trabajador que no se fijan en el estatus migratorio, aunque las leyes estatales dicen que no puedes contratar indocumentados. Eso no les importó cuando los contrataron, pero que usen eso como excusa para no pagarles lo debido”, comentó.

Guzmán indicó que uno de los requisitos básicos con los que debe cumplir el empleador, es mirar por el bienestar de sus trabajadores, darles su hora de comer y hacerse cargo de los gastos médicos en caso de un accidente.

“Aunque no tengan documentos, la empresa debe de contar con seguro para cuando se lastime un empleado y pueda contar con cobertura médica, sino lo hace es ilegal, y cualquier empleado puede poner una queja laboral ante esa situación”, señaló.

Todos esos derechos mencionados nunca los ha conocido Guadalupe, explicó a Efe.

“No nos pagan vacaciones, no nos pagan las horas extras, no nos dan tiempo de comer, tengo que comer parada mientras trabajo, dándole mordidas a una manzana, ni siquiera nos dan agua, todo porque saben que somos indocumentados”, expresó.

Hace más de diez años llegó a Phoenix con la esperanza de darles una mejor vida a sus cuatro hijos, y por temor a no encontrar otra oportunidad de trabajo por carecer de papeles, prefiere no hacer valer sus derechos laborales.

“Sí sentimos mucho miedo con Trump, como están las leyes, prefiero irme caminando por temor, yo digo que los patrones se aprovechan de esta situación y a mí sólo me queda ponerme en manos de Dios”, comentó la mujer, de 55 años.

Salvador Reza, líder jornalero representante del Comité de Defensa del Barrio Tonatierra, con base en Phoenix, indicó a Efe que debido a las políticas del republicano, los casos de abusos incrementan, ya que los dueños de negocios se sienten con más derecho al verlos desprotegidos.

“Los patrones se sienten inmunes por el panorama que se está viviendo, y se aprovechan para no pagarles lo que les corresponde, sin embargo deben de saber que están protegidos bajo las leyes laborales, todavía están ahí, pueden ir a denunciar y defender sus derechos”, detalló.

Advirtió que es importante que no “cunda el pánico” en la comunidad indocumentada, y que al contrario, deben de organizarse y conocer sus derechos, para poder defenderse. EFEUSA

SHARE

Leave a Reply