Emilio Archila: Un solo desmovilizado de las FARC asesinado es demasiado

0
3
742882

COLOMBIA PAZ

Bogotá, 22 nov (EFE).- El asesinato de desmovilizados de la antigua guerrilla de las FARC es algo que no debería ocurrir, afirma el consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, quien considera que “un solo muerto es demasiado” cuando se trata de la paz de Colombia.

El funcionario, que lleva sobre sus hombros la difícil tarea de poner en marcha los distintos aspectos del acuerdo de paz firmado el 24 de noviembre de 2016, asegura en una entrevista con Efe que “el objetivo es, y va a seguir siendo, llegar a cero” asesinatos de exguerrilleros.

“La verdad es que ese es un tema complejo. Cuando le explique lo que hemos hecho, lo que hemos logrado, podría pensarse que estoy satisfecho y la respuesta es no. Mientras haya un solo muerto no vamos a estar satisfechos. Un solo muerto es demasiado”, afirma.

El asesinato de exguerrilleros es uno de los asuntos más delicados del proceso y, según la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), ha dejado 296 muertos en estos cinco años.

Al respecto, Archila señala que el número de muertes “no ha aumentado y ha ido disminuyendo sustancialmente”, pues de la escandalosa cifra de 86 crímenes perpetrados en 2016, el peor año desde la firma del acuerdo, se bajó a 69 en 2020 y a 32 en lo que va de 2021.

Subraya que es importante tener en cuenta “que en todos los procesos de paz hay temas de violencia (…) y los procesos colombianos no han sido la excepción”.

PLAN ESTRATÉGICO

Para enfrentar el problema, Archila expidió un “plan estratégico de seguridad que compromete a todas las entidades que tienen responsabilidad de protección en Colombia”, además de programas para que no se estigmatice a quienes dejaron las armas.

Las medidas incluyen los antiguos espacios territoriales de reincorporación donde hay “alrededor de 3.000 excombatientes” que son custodiadas por el Ejército y la Policía, así como “casi 400 excombatientes que son protegidos por la Unidad Nacional de Protección (UNP)”, afirma.

“Tenemos identificados los grupos de criminales que los han atacado”, dice Archila, y añade que decenas de autores han sido capturados y a 150 ya se les dictó sentencia.

También valida la tesis de la Fiscalía de que los desmovilizados son asesinados por “los narcotraficantes, principalmente las disidencias (de las FARC), el Clan del Golfo y (la guerrilla del) ELN”.

RESPUESTA A CRÍTICOS

El Gobierno también es criticado por los pocos avances en la reforma rural integral o la solución al problema de las drogas ilícitas.

“Lo que nunca tienen las críticas es un fundamento fáctico en donde se señale qué es lo que se hubiera podido obtener de más de lo que nosotros hemos logrado y algún señalamiento de cómo es que eso se hubiera podido hacer”, responde Archila.

Insiste en que “el Estado colombiano va a cumplir” lo acordado pese a que el Gobierno del presidente Iván Duque, cuando estaba en la oposición, fue un crítico de lo negociado con las FARC y enfatiza que este es un proceso “de largo plazo” que tiene un periodo de ejecución de quince años.

“Tenemos resultados que, a no dudarlo, van a hacer que este proceso sea a diciembre del 2021 irreversible”, afirma, y subraya que el Gobierno ha dado “las garantías jurídicas que deben darse”, así como “garantías políticas (…) apoyo a las víctimas (…) al proceso de reincorporación” y “a 100.000 familias que están en proceso de sustitución voluntaria de cultivos (ilícitos)”.

TRANSFORMACIÓN TERRITORIAL

El eje de esa política de “Paz con legalidad” son los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), que buscan transformar en esos 15 años los territorios más afectados por la violencia, la pobreza, las economías ilícitas y la debilidad institucional.

Los 16 PDET abarcan los 170 municipios más golpeados por el conflicto y a uno de ellos Archila llevará el próximo martes al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien visitará el país por el quinto aniversario de la firma de la paz.

“Ese es un reconocimiento al país, es un reconocimiento de que Colombia es un ejemplo para el mundo, de que, de cara a lo que está ocurriendo en Afganistán, la humanidad necesita tener una inspiración como la del modelo colombiano”, afirma.

Sobre el mayor logro de la paz señala que “es haber entendido que debemos trabajar durante 15 años seguidos” porque aunque en Colombia se han firmado otros acuerdos con grupos alzados en armas, “el país ha entendido que necesitamos lograr la paz, llevar la justicia y llevar el Estado a los territorios y no lo hemos logrado porque en períodos de cuatro años eso no se puede hacer, no se alcanza”.

“Y la mayor dificultad que hemos tenido es explicarlo (…) es lograr salir de la discusión cortoplacista y que realmente todos entendamos que vamos por un mismo rumbo”, concluye.