Cuando la novia hace su aparición es uno de los momentos más importantes en una boda. Todos los focos están puestos en ella y en el estilismo elegido para la ocasión. Por ello, es fundamental saber qué tipo de ramo encajarán mejor con el vestido de novia que has elegido.

Lirios, rosas, tulipanes, camelias, flores silvestres… Si hay algo importante en el look de nupcias es el ramo, que le da color y alegría a un día tan importante. Por eso, debes elegir el adecuado según tu estilo y tu vestido de novia. Para que no falles en la elección, sólo tienes que seguir estos consejos y descubrir cuál es el ideal para ti.

Bouquet: este tipo de ramo es uno de lo más demandados por las novias. Se trata de un ramo redondo simulando media esfera. Su diámetro no suele medir más de 30 centímetros y se compone de flores más pequeñas. Este tipo de ramo es ideal para vestidos de novia de cuerpo sencillo y falda más elaborada, como los vestidos de novia corte princesa o con falda voluminosa.

Silvestre: ramo muy de moda en la actualidad. Se compone de cualquier tipo de flor de temporada. Se caracteriza por ser desenfadado, sencillo, con mucha caída y un toque boho. Es ideal si has optado por celebrar una boda campestre o rústica. Si te has decidido por lucir un vestido de novia corte lánguido con tejidos ligeros y de mucho movimiento, con encaje o flores bordadas, este ramo es el tuyo.

Asimétrico: Se trata de un bouquet  formado por flores muy diferentes colocadas de modo que parecen desordenadas pero están perfectamente pensadas para ser situadas estratégicamente. Son ideales si se combinan en tonos empolvados con vestidos de novia cuello halter, sencillos y a la vez que sofisticados, y los vestidos de novia escote corazón, donde el ramo toma un protagonismo importante.

De tallo largo: Se trata de un estilo de ramo que puede ser parecido al bouquet pero que se diferencia por el tipo de flor y por el tallo mucho más largo y fino. Son perfectos para mujeres altas. Elegancia y sobriedad que contrastan con flores coloridas y sencillas.

Cascada: Son muy verticales e ideales para novias altas. Es un estilismo clásico que va muy bien si optas por un velo de novia. Actualmente es un ramo menos utilizado, pero si se combina con las flores correctas, puede resultar perfecto para tu gran día.

Fíjate en la forma de tu cuerpo

La importancia que tiene el ramo en el conjunto del look nupcial es algo que no puede pasar desapercibido, por eso es fundamental elegir el ramo que mejor se adapte a nuestra figura y que lo combinemos a la perfección con el resto del estilismo.

Reloj de arena: si tu figura se estrecha en la cintura y tienes más volumen en pecho y cadera, es aconsejable lucir un ramo de novia tipo bouquet o en cascada.

Pera: eres más ancha de caderas que de hombros, pero tus formas son redondeadas y bien definidas, un ramo en cascada, silvestre o asimétrico harán de tu estilismo un 10.

Triángulo: tu silueta se caracteriza por ser muy estrecha de hombros y ancha de caderas, para ello es ideal optar por el ramo  asimétrico o en cascada ya que las flores a diferentes alturas estilizan.

Redondo: si te caracterizas por tener este tipo de silueta, apúntate a la moda del ramo en cascada o asimétrico que te estilizará mucho más junto con un bonito vestido de novia corte imperio.

Leave a Reply