El Tribunal Supremo ruso no admite la petición de traslado a EEUU de un preso estadounidense

0
4
662710

RUSIA EEUU

Moscú, 14 sep (EFE).- El Tribunal Supremo de la república rusa de Mordovia resolvió hoy no admitir a trámite la petición de los abogados del estadounidense Paul Whelan, antiguo infante de marina condenado a 16 años de cárcel en Rusia, para que fuera trasladado a una prisión de Estados Unidos.

“De hecho, el tribunal adoptó una decisión política al no admitir a trámite nuestra petición”, dijo a medios locales el abogado de Whelan, Vladímir Zherebenkov.

Los jueces decidieron derivar la petición al Ministerio de Justicia de Rusia para que reúna la información necesaria de conformidad con el respectivo tratado internacional sobre esta materia, según la nota de prensa publicada en la página web del Supremo mordavo.

Zherebenkov indicó que el Supremo podía haber solicitado información en el marco del examen de la petición, lo que le hubiera permitido controlar el trámite.

“Ahora no está claro quién decidirá sobre nuestra petición. Desde luego vamos a apelar”, dijo el letrado, que tiene un plazo de diez días para presentar la apelación.

En su petición, la defensa de Whelan argumentó que este sufre problemas crónicos de salud que no pueden ser tratados en la penitenciaría de Mordovia, además de que su encierro en Rusia le impide mantener sus vínculos familiares.

Whelan fue detenido el 28 de diciembre de 2018 por agentes del Servicio Federal de Seguridad (FSB) en un hotel de Moscú por presuntas “actividades de espionaje” a favor de Estados Unidos.

Las autoridades rusas le acusaron de haber recibido de un conocido un lápiz de memoria que presuntamente “contenía la lista completa de los trabajadores de un servicio secreto”.

Whelan negó todas las acusaciones y calificó el caso de “secuestro político”, al tiempo que su familia aseguró que éste había viajado a Moscú para asistir a una boda.

Su nombre surgió en la cumbre que mantuvieron el presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo estadounidense, Joe Biden, en junio pasado en Ginebra.

Putin señaló entonces que Moscú y Washington podían llegar a “determinados compromisos” para canjear a sus ciudadanos presos.

Actualmente, diecisiete ciudadanos estadounidenses, muchos de ellos con doble ciudadanía, están recluidos en prisiones rusas, según una lista del Servicio Federal Penitenciario de Rusia.

A su vez, de los rusos que cumplen pena de prisión en Estados Unidos el más conocido es Viktor But, comerciante de armas que fue detenido en Tailandia en 2008 y extraditado a EEUU.

La Justicia estadounidense condenó a But a veinticinco años de cárcel tras declararlo culpable de conspirar para matar a ciudadanos estadounidenses y vender armas a la guerrilla de las FARC colombianas.