El Tribunal Supremo de Canadá aprueba los impuestos contra las emisiones de carbono

0
20
463702

CRISIS CLIMÁTICA CANADÁ

Toronto (Canadá), 25 mar (EFE).- El Tribunal Supremo de Canadá dijo este jueves que el Gobierno canadiense puede obligar a las provincias del país a que impongan impuestos a la emisiones de gases con efecto invernadero que se producen en sus jurisdicciones, algo a lo que varios Gobiernos provinciales se habían opuesto.

Tres provincias controladas por Gobiernos conservadores, Alberta, Ontario y Saskatchewan, cuestionaron la constitucionalidad de una ley aprobada en 2018 por el Gobierno del primer ministro canadiense, el liberal Justin Trudeau, para fiscalizar las emisiones de gases con efecto invernadero como parte de su plan para la lucha contra el cambio climático.

El Tribunal Supremo de Canadá, la máxima autoridad jurídica del país, dictaminó con 6 votos a favor y 3 en contra que la ley es constitucional y que el Gobierno federal tiene la prerrogativa de actuar en una materia que puede considerarse competencia provincial porque la crisis climática afecta a la totalidad del país.

El presidente del Tribunal Supremo, el juez Richard Wagner, señaló en la decisión dada a conocer hoy que dado que la amenaza que supone la crisis climática es mundial está claro que “Canadá no está buscando invocar la doctrina de cuestión nacional demasiado a la ligera”.

“La indiscutible existencia de una amenaza al futuro de la humanidad no puede ser ignorada”, destacó.

Wagner explicó en su decisión, apoyada por la mayoría de jueces del Supremo, que “el cambio climático es real y que está causado por las emisiones de gases con efecto invernadero como resultado de las actividades humanas y supone una grave amenaza al futuro de la humanidad”.

Según argumentó Wagner, si el Parlamento federal no hubiese podido legislar para actuar contra las emisiones que causan la crisis climática, se habría provocado un daño irreversible en todo el país, especialmente en las comunidades más vulnerables al cambio climático.

Precisamente durante el fin de semana, la mayoría de delegados del Partido Conservador de Canadá reunidos en la convención anual de la formación se negó a incluir en su declaración política la siguiente frase: “Reconocemos que el cambio climático es real. El Partido Conservador tiene la voluntad de actuar”.

Canadá, y más específicamente provincias occidentales como Alberta y Saskatchewan, albergan algunas de las mayores reservas de petróleo del mundo. El país es el cuarto mayor productor de petróleo del mundo, sólo por detrás de Estados Unidos, Arabia Saudí y Rusia.

La explotación de las arenas bituminosas de Alberta, los mayores yacimientos de crudo de Canadá, fue la razón esgrimida en 2011 por el entonces primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper, para retirar al país del Protocolo de Kioto, lo que convirtió a Canadá en el único país del mundo que renunció al tratado tras su ratificación.