HomeEstados UnidosEl Tribunal Supremo, atrapado en la guerra ideológica de Estados Unidos

El Tribunal Supremo, atrapado en la guerra ideológica de Estados Unidos

Date:

Historias Relacionadas

DeGrom hace historia, Arenado frustra a los Yanquis y los Dodgers arrollan a los Padres

Chicago (EE.UU.), 7 ago (EFE).- Jacob DeGrom, lanzador de...

Kasatkina se proclama campeona en San José

Chicago (EE.UU.), 7 ago (EFE).- La rusa Daria Kasatkina,...

El neozelandés Scott Dixon gana una carrera llena de accidentes en Nashville

Redacción deportes (EE.UU.), 7 ago (EFE).- El neozelandés Scott...

El australiano Nick Kyrgios se corona en Washington por segunda vez

Washington, 7 ago (EFE).- El australiano Nick Kyrgios conquistó...

Washington, 28 jun (EFE).- El Tribunal Supremo de EE.UU. nunca había estado tan inclinado a la derecha. Su composición es el resultado de la guerra ideológica que ha asolado al país desde hace décadas y que alcanzó a ese organismo cuando el expresidente Donald Trump nombró a tres jueces ultraconservadores.

Un hombre vestido con atuendos de sacerdote sostiene una pancarta durante una manifestación sobre el aborto, el 24 de junio de 2022, en frente del Tribunal Supremo, en Washington (EE.UU.). EFE/ Jorge Dastis

La máxima instancia judicial estadounidense llevaba medio siglo dominada por la derecha, pero la llegada de los tres magistrados de Trump ha creado una “supermayoría” conservadora que no se veía desde la década de 1930.

Varias personas sostienen pancartas a favor del aborto durante una manifestación el 24 de junio de 2022, en frente del Tribunal Supremo, en Washington (EE.UU.). EFE/ Jorge Dastis

Este año ha sido el primero en el que esa mayoría holgada ha podido elegir qué casos estudia y decidir sobre ellos en sentencias que se emiten durante este mes.

El fallo más notorio ha sido anular la protección del derecho al aborto, vigente desde 1973, lo que deja en manos de cada estado la decisión de acabar o no con este derecho reproductivo en su territorio.

Nueve estados ya han anunciado la prohibición del aborto y se espera que otros lo hagan en los próximos días o semanas.

¿POR QUÉ HAY UNA “SUPERMAYORÍA” CONSERVADORA EN EL SUPREMO?

La principal razón por la que el aborto ha dejado de estar protegido a nivel federal es el cambio de composición del Tribunal Supremo, integrado ahora por tres jueces progresistas frente a seis conservadores.

Los tres jueces que Trump nominó y luego confirmó el Senado son Neil Gorsuch, cuyo nombramiento fue aprobado en 2017; Brett Kavanaugh, que alcanzó el Supremo en 2018 tras haber sido acusado de abusos sexuales, y Amy Coney Barrett, que se encargó de terminar de construir esa “supermayoría” conservadora.

Coney Barrett llegó al Supremo en octubre de 2020 para sentarse en el sillón que había pertenecido a la progresista Ruth Bader Ginsburg hasta el momento de su muerte, en septiembre de 2020.

Adalid del feminismo y todo un icono para varias generaciones de mujeres, Ginsburg había rechazado jubilarse en varias ocasiones y antes de morir dejó una nota en la que pedía que no se eligiera a su reemplazo hasta después de las elecciones de 2020.

Trump, que perdió esos comicios, desoyó los últimos deseos de la magistrada y eligió a Barrett para ocupar el asiento de Ginsburg.

De esa forma, los tres jueces nominados por Trump se unieron en el Tribunal Supremo a otros tres conservadores: Samuel Alito y John Roberts, ambos designados en 2005 por el entonces presidente republicano George W. Bush, y Clarence Thomas, nombrado en 1991 por el republicano George H.W. Bush.

Pese a ser todos conservadores, cada uno se sitúa en un ámbito diferente del espectro ideológico.

Roberts, que preside el tribunal, es el más moderado. El día del fallo del aborto, se distanció del resto de conservadores y consideró que se debían haber hecho cambios graduales, en vez de revocar de golpe la sentencia “Roe contra Wade” de 1973 que protegía ese derecho.

Thomas, el único afroamericano, es el más conservador y ha sido el que ha levantado todas las alarmas al pedir al tribunal que reconsidere la legalidad del matrimonio igualitario, el derecho a obtener métodos anticonceptivos o tener relaciones entre personas del mismo sexo.

TRES JUECES ELEGIDOS POR SU OPOSICIÓN AL ABORTO

Los tres jueces nominados por Trump son menos radicales que Thomas; pero todos ellos fueron elegidos expresamente por su oposición a la interrupción voluntaria del embarazo.

En la campaña electoral de 2016, Trump sabía que necesitaba convencer a la derecha cristiana de sus credenciales, ya que antes se había posicionado a favor del aborto y se había divorciado dos veces, así que se comprometió a nombrar exclusivamente a jueces contrarios al aborto.

El profesor de Derecho del Boston College Kent Greenfield considera que los tres jueces de Trump son “muy ambiciosos” pero saben también que la “supermayoría” de la que ahora disfrutan puede cambiar y se están apresurando para considerar aquellos asuntos que son una prioridad para la derecha.

De hecho, la llegada de esos tres magistrados ha cambiado los casos que el tribunal acepta y sobre cuáles decide.

Antes de su llegada, el Supremo de EE.UU. se había negado durante décadas a mediar en asuntos que consideraba competencia del Ejecutivo o Legislativo y tampoco se había atrevido a acabar con años de precedente judicial, como ha hecho ahora con el aborto.

Eso, sin embargo, ha cambiado. De casi 8.000 solicitudes, el Tribunal Supremo solo acepta 80 casos cada año y ahora sí pueden encontrarse asuntos espinosos que anteriormente habría rechazado.

Por ejemplo, la corte estudiará en los próximos meses la legalidad de la discriminación positiva, lo que podría abrir un gran debate sobre el racismo en Estados Unidos.

AMPLIAR EL TRIBUNAL

Frente a ello, legisladores izquierdistas del Partido Demócrata como Alexandria Ocasio-Cortez reclaman que se aumente el número de jueces que integran el Supremo con el objetivo de que Biden pueda nombrar a más progresistas y contrarrestar a los conservadores.

No obstante, Biden ha rechazado la idea con el argumento de que nada impediría a los republicanos designar a más jueces cuando vuelvan a hacerse con la Casa Blanca.

El mandatario creó una comisión el año pasado para estudiar una posible reforma judicial y su única recomendación fue establecer limites a los jueces del Tribunal Supremo para evitar que puedan promulgar su doctrina durante décadas, ya que actualmente sus nombramientos son vitalicios.

Subscribe

- Never miss a story with notifications

- Gain full access to our premium content

- Browse free from up to 5 devices at once

Latest stories