El tenis, anticipo de un regreso de público a los estadios aún sin acuerdo

0
12
502696

POLIDEPORTIVO PANDEMIA

Madrid, 28 abr (EFE).- La presencia de publico a partir de este jueves en la Caja Mágica de Madrid, donde se disputarán los torneos de tenis WTA y ATP de Madrid, prolonga la situación vivida la semana pasada en el Godó barcelonés y es un anticipo de lo que puede suceder en próxima fechas en otros deportes que se mantienen a la espera, en particular en el fútbol, que afronta la recta final de la liga sin que hasta ahora los espectadores hayan podido acceder a los campos.

La posibilidad de que haya público en las cuatro últimas jornadas de liga -quedan seis-, o quizá solo en las dos que cierran el campeonato, se ha puesto sobre la mesa solo una semana después de que la UEFA retirase una de las sedes de la Eurocopa a Bilbao por no garantizar un 25 % de aforo en San Mamés en el mes de junio.

La UEFA cambió la sede de Bilbao por la de Sevilla, donde para esas fechas “sí se podrá ofrecer un mínimo del 30 % del aforo” de La Cartuja (unos 18.000 aficionados) , y quizá más, dependiendo de cómo avance el control de la pandemia y la vacunación, ha considerado el consejero andaluz de Educación, Javier Imbroda.

Respecto a los partidos del torneo local, el presidente de LaLiga, Javier Tebas, se refirió públicamente al asunto por última vez hace tres semanas, cuando habló de la posibilidad de admitir “entre un 10 y un 25 % de aforo” en las últimas jornadas, sin concretar cuáles.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, desaconsejó hace un mes la presencia de público en la final de la Copa del Rey entre Real Sociedad y Athletic Club y tampoco la hubo en la final de esta temporada entre Athletic y FC Barcelona, también con La Cartuja como escenario.

El regreso del tenis a la Caja Mágica, con un aforo reducido de 4.800 espectadores por jornada, sigue a la del torneo Conde Godó la semana pasada en Barcelona, experiencias que se suman a la iniciada hace más de un mes por el balonmano: la Copa del Rey se disputó de forma satisfactoria en el WiZink Center de Madrid -un recinto bajo techo- con un máximo de 1.500 aficionados por jornada.

Se consideró “el primer gran evento del deporte español con público en 2021”.

Las pistas de la Caja Mágica están al aire libre, aunque las tres canchas principales disponen de una cubierta retráctil que permite techarlas en caso que la meteorología sea adversa.

La posibilidad de que los últimos partidos de fútbol de la liga 2020-2021 cuenten con espectadores ha sido recibida de forma dispar por autoridades políticas y deportivas.

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, afirmó este martes que no sería “lógico ni coherente” permitir la disputa de partidos con aficionados en las gradas y que el fútbol fuera “eximido” de las restricciones sanitarias impuestas con carácter general .

Incluso un entrenador de primera división como Sergio González, técnico del Valladolid, ha considerado que, aunque los aficionados darían a los jugadores un impulso extra, “contar ahora con público supondría desnivelar la igualdad, al acabar la temporada de una forma diferente a como se ha empezado”.

También está pendiente de una decisión sobre este asunto la liga de baloncesto, cuya fase regular concluye el 16 de mayo.

La postura final sobre la entrada de espectadores en las competiciones profesionales depende del Consejo Superior de Deportes (CSD), presidido ahora por José Manuel Franco. Desde el organismo señalan que no hay ninguna reunión prevista para las próximas horas.

No están bajo su control el resto de competiciones, en manos de las autoridades autonómicas. Por este motivo, por ejemplo, el Estudiantes femenino juega con público, al no ser considerada profesional la liga de las mujeres, y en el mismo pabellón el equipo masculino de ACB juega con las gradas vacías.

El Gran Premio de España de Fórmula Uno, el fin de semana del 9 de mayo en el Circuit de Barcelona-Catalunya, se disputará también sin la presencia de espectadores.

“Es una lástima que este Gran Premio llegue tan pronto porque seguramente un poco más tarde, como sucede con el de Moto GP (fin de semana del 4 de junio), hubiese podido haber público”, ha lamentado el presidente del circuito, Ramón Tremosa.