El telescopio ALMA capta “in fraganti” a un intruso estelar

0
13
795241

ASTROFÍSICA INVESTIGACIÓN

Redacción Ciencia, 13 ene (EFE).- Un equipo científico ha logrado registrar un fenómeno pocas veces observado hasta ahora: el acercamiento de un objeto al sistema estelar Z Canis Majoris (Z CMa).

Gracias a observaciones del telescopio ALMA, en Chile, en colaboración con el VLA, en Estados Unidos, los investigadores pudieron comprobar que este objeto ajeno al sistema se acercó e interactuó con el entorno de la protoestrella binaria y provocó la formación de unos largos y caóticos penachos de polvo y gas en el disco que la rodea.

Este tipo de fenómeno se había observado con cierta frecuencia en simulaciones computacionales de procesos de formación estelar, pero hasta ahora se habían realizado escasas observaciones directas, informa un comunicado de ALMA.

“Es difícil obtener pruebas de estos fenómenos de acercamiento porque ocurren muy rápido y cuesta detectarlos”, explica Ruobing Dong, astrónomo de la Universidad de Victoria (Canadá) e investigador principal del estudio: “Lo que hicimos equivale a capturar la imagen de un rayo en el momento exacto en que azota un árbol”.

Este hallazgo, según Dong, demuestra que los encuentros cercanos con estrellas jóvenes rodeadas por discos son reales y no simples conjeturas formuladas en simulaciones computacionales.

Nicolás Cuello, astrofísico de la Universidad de Grenoble Alpes, en Francia, y coautor del artículo, agrega que, en el caso de Z CMa, fue la morfología (o estructura) de estos penachos la que ayudó a los científicos a identificar y ubicar con precisión al intruso.

“Los encuentros estelares causan cambios morfológicos en los discos (espirales, deformaciones, sombras, etc.) que delatan estos acercamientos. En este caso, al observar cuidadosamente el disco de Z CMa, detectamos la presencia de varios indicios de acercamientos”.

Dichos indicios no solo ayudaron al equipo científico a identificar el objeto intruso, sino que permitieron deducir las consecuencias que tendrían estas interacciones para el futuro de Z CMa y los nuevos planetas que se están formando en el sistema, un proceso que sigue siendo un misterio.

“Gracias a esta nueva investigación, ahora sabemos que estos acercamientos ocurren y que generan un importante impacto en los discos circumestelares gaseosos donde se forman los planetas, alrededor de las estrellas jóvenes”, afirma Cuello.

Estos acercamientos -apunta- pueden perturbar considerablemente estos discos que rodean las estrellas afectadas, tal como lo demuestran los extensos penachos observados alrededor de Z CMa.