Tras seis años de ausencia, Luis Miguel  calentó a una España congelada por la eliminación en el Mundial de Rusia y por la sobreclimatización de su concierto, abrigándole el corazón y las ganas como si nunca hubiesen existido tiempos malos.

Ante unas 12.000 personas, sobre todo seguidoras de la edad de la estrella, el ‘Sol de Mexico’ dejó atrás su época más aciaga, con abandonos de conciertos, cancelaciones y escándalos por demandas, y de protagonizar luego cierto resurgir gracias a la serie de Netflix que recrea su vida y a la publicación del álbum “¡México por siempre!”, 7 años después de su última entrega discográfica.

No puede ser casualidad, por ejemplo, que sonara “Culpable o no”, canción de 1988 que, a raíz del éxito de la serie de televisión, se convirtió en una de las cinco más escuchadas en México en las plataformas de “streaming”.

SHARE

Leave a Reply