El Senado convoca a declarar sobre covid a exministros de Salud de Bolsonaro

0
8
504432

CORONAVIRUS BRASIL

Brasilia, 29 abr (EFE).- Una comisión del Senado que investiga la gestión del Gobierno brasileño ante la pandemia de covid-10 acordó este jueves que la próxima semana tomará declaración al ministro de Salud, Marcelo Queiroga, y a sus tres antecesores en el cargo.

La convocatoria fue aprobada en el marco de una investigación parlamentaria que intenta determinar si hubo alguna responsabilidad del Gobierno de Jair Bolsonaro en el agravamiento de una crisis sanitaria todavía acelerada y que ya deja en el país unos 400.000 muertos y más de 14,5 millones de casos.

Según decidió esta comisión investigadora, creada por presiones de la oposición, el próximo martes será tomado el testimonio del exministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, quien ocupó el cargo entre el 1 de enero de 2019 y el 16 de abril de 2020.

Mandetta, médico y diputado, fue destituido por Bolsonaro debido a sus divergencias en torno a la aplicación de cuarentenas y otras medidas de distanciamiento social que el gobernante aún rechaza.

La declaración de Mandetta, un potencial candidato presidencial para las elecciones de 2022, puede tener un alto voltaje político, pues desde su salida del Gobierno ha responsabilizado a Bolsonaro por la falta de medidas efectivas para contener la pandemia.

El mismo martes será escuchado Nelson Teich, sucesor de Mandetta, oncólogo y que permaneció apenas un mes en un cargo que abandonó por su resistencia a recomendar tratamientos contra el conoronavirus con medicamentos de dudosa eficacia, como la cloroquina, que Bolsonaro defiende públicamente hasta hoy.

El miércoles será el turno del general Eduardo Pazuello, quien asumió el cargo tras la salida de Teich y permaneció como ministro de Salud hasta el pasado 13 de marzo.

Pazuello, especialista en logística, fue nombrado ministro por Bolsonaro pese a que no tenía experiencia alguna en el área de salud y se rodeó de militares en la dirección de esa cartera, lo cual generó fuertes críticas de opositores y especialistas sanitarios.

Una de las primeras decisiones del general, que censuró las medidas de aislamiento social adoptadas por gobernadores y alcaldes, fue la adopción de un “tratamiento precoz” contra la covid-19, que incluyó medicinas como la cloroquina y otras que, según la comunidad científica, no tienen eficacia alguna frente al virus.

La comisión también ha convocado al actual ministro de Salud, Marcelo Queiroga, un cardiólogo que sustituyó a Pazuello, una vez que la propia base parlamentaria oficialista le exigió a Bolsonaro la destitución del general, un hombre de su más profunda confianza.

Queiroga deberá declarar el próximo jueves, cuando también será escuchado el director de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), Antonio Barra Torres, que deberá explicar el procedimiento de ese organismo regulador para la aprobación de las vacunas que se aplican en el país.

La comisión, con once miembros titulares y siete suplentes, tiene apenas cuatro senadores alineados con Bolsonaro, quien ya ha dicho que no podrán responsabilizarle “de nada”, pues si ha habido alguna irregularidad en el combate a la pandemia los “culpables” son los gobernadores y alcaldes y no el Gobierno federal.