El sector turístico cubano está “sepultado” por pandemia y malas estrategias

0
3
706291

CUBA TURISMO

Miami, 22 oct (EFE).- La mala gestión de la pandemia y las pésimas estrategias apuntaladas por el Gobierno cubano “han sepultado” la industria turística en la isla, y se prevé que 2021 sea “catastrófico” para el sector, “el peor en 30 años”, dijo este viernes a Efe Emilio Morales, presidente de la firma de asesoría Havana Consulting Group.

El turismo en Cuba está “empantanado” a causa del “caótico manejo de la pandemia”, las “malas estrategias” económicas y el deficiente uso de los recursos financieros por parte del Gobierno cubano, destaca un nuevo informe de Havana Consulting Group.

Ni siquiera la inversión de más de 17.000 millones de dólares en los últimos 6 años ha servido para rescatar al sector turístico, añadió el analista económico cubano en sus declaraciones a Efe.

El informe pronostica un panorama muy sombrío para la industria turística cubana en 2021, con una caída ya al cierre de julio pasado del 85 %, en comparación con el mismo período de 2020 y del 95 % respecto de 2019.

En otras palabras, los datos muestran “una industria literalmente muerta”, sentenció.

TURISMO EN DECLIVE DESDE ANTES DE LA PANDEMIA

La realidad es que el sector turístico cubano “lleva 20 meses prácticamente clausurado”, una industria clave que ya se encontraba en “declive” antes de la pandemia, en concreto desde 2018, cuando se registró un descenso del 10,84 % del turismo europeo (Alemania, Italia, Inglaterra, España y Francia), precisó el reporte de la firma con sede en Miami.

Y en 2019 continuó esta tendencia con una caída de casi el doble en este sector, al desplomarse un 20,59 % respecto de 2018.

En total, para el período 2017-2019, el valor total de las visitas a Cuba de los cinco principales emisores europeos citados declinó un 29,20 %, mientras que el mercado norteamericano solo registró un muy ligero descenso del 0,09 %.

“El caótico manejo de la pandemia por parte del Gobierno cubano”, sumado a las “malas estrategias” económicas y pésimo uso de recursos financieros, “han sepultado el sector turístico” en la isla, insiste el informe en sus conclusiones.

Factores que inciden también en el desplome de turismo internacional son el desabastecimiento de alimentos y medicinas, el impacto de la covid-19 y la “alta inflación” generada por el nuevo ordenamiento.

A esto hay que añadir la “brutal represión” desatada por el régimen cubano para “aplastar” la protestas pacíficas ocurridas en más de medio centenar de ciudades en la isla en el mes de julio.

En contraste con la profunda crisis económica que atraviesa Cuba, los países competidores de la región en materia de turismo “se recuperan de forma acelerada”.

De hecho, el pronóstico de Morales apunta al arribo este año de “a duras penas 400.000 turistas”, tan solo un 10 % de los 4 millones que prevé en países como República Dominicana para el mismo año.

“Es lo peor que he visto en mi vida como estrategia económica y control de la pandemia. Es una incompetencia total”, manifestó a Efe.

LA PANDEMIA, “SEPULTURERO” DEL TURISMO

Cuba, no obstante, iniciará una gradual reapertura del país y del turismo internacional a partir del 15 de noviembre, con el comienzo ya de la supuesta desescalada por la covid-19.

En opinión de Morales, la apertura prevista para noviembre no es más que un “llamado desesperado para captar dólares”, ya que “revertir esta situación en el corto plazo” resulta una “tarea imposible”.

En ese contexto de reapertura del sector turístico, el Gobierno cubano estima que logrará atraer unos 100.000 visitantes para la temporada de invierno, una cifra, en opinión de la consultora, “realmente insignificante” que apenas llega al 10 % de lo que habitualmente recibía el mercado cubano antes de la pandemia.

Se trata de un “declive vertiginoso” en el arribo de visitantes a la isla en los últimos tres años, insistió.

Así, en 2020 el turismo declinó un 74,6 % en relación con 2019, cuando se registró la llegada a la isla de algo más de un millón de visitantes, casi 3/4 partes menos que en 2019, cuando la cifra se situó en 4.275.558 de viajeros.

Tres años consecutivos de caída en el turismo es un dato muy alarmante para el experto, un indicador, dice, de que el Gobierno no cuenta con estrategia alguna, que yerra y “hay un diseño incorrecto y malo y falta de atención al turista”.

“Y la pandemia le ha puesto una lápida a la industria del turismo”, acotó, para afirmar: “No creo que el sector turístico se pueda recuperar en tres o cuatro años”.