El secretario del Trabajo afirma que lleva a los inmigrantes “en el corazón”

0
9
506041

INMIGRACIÓN

Nueva York, 30 abr (EFE News).- El secretario estadounidense del Trabajo, Marty Walsh, aseguró este viernes a un grupo de inmigrantes que les lleva en su corazón y se comprometió a impulsar el proyecto que conduciría a la ciudadanía a millones de indocumentados, tras escuchar las historias de trabajadores esenciales, en su mayoría latinos.

“He escuchado estas historias antes y quiero que sepan que están en mi corazón. No son palabras, es una realidad. No digo cosas en las que no creo”, afirmó el funcionario.

“Voy a hacer todo lo que esté en mi poder para asegurar que arreglemos un problema que debió haberse arreglado hace treinta años”, aseguró respecto a la reforma migratoria.

Walsh participó hoy en un evento virtual organizado por la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas y la organización Somos Un Pueblo Unido en el que escuchó a inmigrantes de Nueva Jersey, Massachusetts, Oregón, Colorado, Rhode Island y Maryland, algunos beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) y del programa de Acción Diferida para los Llegados en su Infancia (DACA).

Los inmigrantes recordaron qué les llevó a dejar sus países, y sus experiencias difíciles como esenciales durante la pandemia de covid-19, que enfermó a algunos de ellos y sus familias.

Asimismo, hablaron de sus temores si no se aprueba la propuesta de la Administración del presidente Joe Biden para lograr un estatus legal y pidieron a Walsh ser su voz ante el Congreso.

Walsh, exalcalde de Boston y exrepresentante estatal en Massachusetts, recordó ser hijo de inmigrantes irlandeses que llegaron a este país en la década de 1950 y que creció en una casa “donde a menudo había gente indocumentada”.

“Tienen mi palabra, voy a hacer todo lo que esté en mis manos para asegurarme de que esta legislación sea aprobada en la Cámara de Representantes y el Senado”, sostuvo, y recordó el compromiso de Biden de convertir en ley el proyecto, que no cuenta con el apoyo de los republicanos.

“Voy a trabajar con el Departamento de Seguridad Nacional y el de Educación para asegurar que protegemos el derecho de todos los trabajadores, que los jóvenes como María que fueron a la universidad aquí y se convirtieron en maestros puedan enseñar en nuestras escuelas”, indicó.

Se refería a María Morales, una educadora en Denver (Colorado), beneficiaria de DACA, quien habló del temor si el proyecto no se aprueba.

“Tenemos miedo, incertidumbre. No sé si voy a estar con mis estudiantes el próximo año y si mis estudiantes van a estar con sus padres (inmigrantes)”, indicó desde su salón de clases.

Walsh prosiguió refiriéndose a cada uno de los trabajadores esenciales por sus nombres: “Que la gente entienda que tenemos a Elizabeth, que es una tepesiana, a Rosa y Mario (trabajadores de hospitales); que esas personas que están trabajando, cuidando a nuestros niños y ancianos, nosotros los cuidamos también”, afirmó.

Elizabeth, una auxiliar de enfermería salvadoreña con TPS, que no pudo evitar que las lágrimas asomaran, hizo un emotivo llamado al funcionario, al que contó lo difícil que ha sido trabajar durante la crisis de la covid, laborando largas horas sin siquiera poder tomar agua o ir al baño.

“Me pregunto por qué tantos estadounidenses odian a la gente que cuida a sus ancianos. Pienso que nosotros, los que hemos cuidado a los estadounidenses, deberían también cuidarnos a nosotros. Estamos todavía esperando ayuda. Trabajamos duro. No importa de qué país venimos; somos humanos, trátennos como humanos”, indicó.

Por su parte, Rigoberto, un trabajador de la industria lechera en Oregón, dijo a Walsh que su responsabilidad “es que a usted le llegue leche limpia y sana para que no tenga problemas”, y le pidió que use su poder para ayudarles a que puedan volver a ver a sus familias, desplazarse a cualquier lugar y conducir sin miedo.

“Vamos a seguir avanzando. La vida se vive un día a la vez”, puntualizó.