El representante civil de la OTAN sale de Afganistán en el fin de la retirada

0
7
643418

AFGANISTÁN CONFLICTO

Kabul, 28 ago (EFE).- El representante civil de la OTAN para Afganistán, el italiano Stefano Pontecorvo, informó este sábado de su salida de Kabul, y con ello del fin de su misión en el país tras la retirada de las fuerzas internacionales, a solo días de la fecha límite para las evacuaciones.

“Aterrizado en Roma con mi equipo de la OTAN y los afganos en riesgo. Unido con todos los aliados para un tremendo esfuerzo de evacuación. Continuaré mi trabajo desde fuera de Afganistán para llevar a otros a un lugar seguro”, dijo hoy en un mensaje en la red social Twitter el funcionario.

“La OTAN continúa presionando por un corredor seguro y acceso humanitario”, añadió junto a una fotografía con parte del personal con el que viajó, en uno de los últimos vuelos operados por las fuerzas internacionales en el país.

El diplomático italiano ya había informado horas antes de su salida del aeropuerto de Kabul.

“Dejando Kabul con el corazón apesadumbrado. Mi agradecimiento a todos los aliados y socios de la OTAN por un esfuerzo de evacuación masivo a pesar de todos los desafíos”, publicó.

El representante estuvo coordinando desde el pasado 15 de agosto la evacuaciones de ciudadanos extranjeros y afganos, cuando los talibanes tomaron el control del país tras la conquista de Kabul.

Hasta ahora más de 100.000 ciudadanos afganos y extranjeros, considerados como vulnerables ante el regreso del régimen talibán, han sido evacuados del país por Estados Unidos y las fuerzas de la coalición desde el pasado 14 de agosto.

Aún que todavía son miles las personas que intentan escapar del país ante la llegada de los talibanes, solo quedan días para que se cumpla el límite fijado por EEUU y exigido por los talibanes.

Los estadounidenses deben retirarse de Afganistán antes del 31 de agosto, en menos de tres días, para cumplir con la demanda de los talibanes.

Varios países han anunciado el fin de las evacuaciones, y los talibanes por su parte han informado de la toma de varias áreas del aeropuerto que estaban controladas por los estadounidenses.

Las evacuaciones han sido un gran reto para las fuerzas de seguridad con miles de ciudadanos que llegan a la base aérea desesperados por tratar de abordar uno de los vuelos, desatando escenas de caos y violencia.

La situación de seguridad se hizo aún más crítica la noche del viernes tras el atentado del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el aeropuerto de Kabul, cometido por un atacante suicida cuando una multitud trataba de subir a alguno de los vuelos de evacuación.

El atentado, uno de los más letales cometidos en la capital afgana, dejó al menos 170 muertos y unas 200 personas heridas.