Príncipe Hamzah promete fidelidad al rey Abdalá, según la Casa Real jordana

0
6
475034

JORDANIA MONARQUÍA

Amán, 5 abr (EFE).- El príncipe Hamzah, el hermanastro y exheredero del rey Abdalá II de Jordania retenido en su domicilio desde el sábado bajo la acusación de encabezar una trama para desestabilizar el país, prometió fidelidad al monarca en un mensaje publicado este lunes por la Casa Real jordana.

“Me pongo en manos del rey, confirmando que mantendré el compromiso de mis padres y abuelos, fiel a su legado, y seguiré sus pasos, fiel a su trayectoria, a su mensaje y al rey, acatando la Constitución del reino hachemita de Jordania”, dice el mensaje, firmado por el propio Hamzah y publicado en la página web de la Casa Real.

“Siempre apoyaré y respaldaré al rey y al príncipe heredero”, agrega el príncipe, que fue obligado a confinarse en su domicilio después de que se produjeran una serie de arrestos, incluido el de otro miembro de la familia real, por participar supuestamente en un intento de desestabilizar el país.

La Corte publicó el mensaje, reproducido íntegramente en su página, poco después de informar que Abdalá, decidido a resolver este asunto “en el marco de la familia hachemita”, había encargado a su tío el príncipe Al Hasan mediar con Hamzah y que éste se había comprometido a acatar el procedimiento indicado por el monarca para ello.

En el texto atribuido al hermanastro y exheredero del rey, este señala que “los intereses de la patria deben permanecer por encima de todas las consideraciones” y que todos deben apoyar “al rey en sus esfuerzos para proteger a Jordania y sus intereses nacionales, alcanzando lo mejor para el pueblo jordano”.

El príncipe, obligado a permanecer en su domicilio, había desafiado al monarca mediante dos grabaciones hechas llegar a la BBC por su abogado, en las que criticaba la “corrupción y el nepotismo” en su país.

El príncipe Hamzah es el hijo mayor del rey Husein y de su cuarta y última esposa, la reina Noor, y cuando, a la muerte de este, en 1999, le sucedió Abdalá, su primogénito, fue nombrado príncipe heredero.

Sin embargo, en noviembre de 2004 Abdalá revocó esta decisión y nombró en su lugar a su propio hijo, el príncipe Husein bin Abdalá.