El principal aeropuerto de Panamá emite una deuda por 1.855 millones de dólares

0
14
620324

PANAMÁ AEROPUERTO

Ciudad de Panamá, 6 ago (EFE).- El Aeropuerto Internacional de Tocumen, el principal de Panamá y un importante centro regional de conexiones, emitió 1.855 millones de dólares en bonos como parte de un plan de administración de pasivos para contrarrestar los efectos de la pandemia, informó este viernes el organismo.

El Aeropuerto Internacional de Tocumen S.A. (AITSA) emitió 555 millones de dólares de bonos senior al 4,0% con vencimiento en 2041 y 1.300 millones de dólares de bonos senior al 5,125 % con vencimiento en 2061.

Adicionalmente realizó “una oferta de compra y solicitud de consentimiento para los bonos senior garantizados al 5,625 % con vencimiento en 2036 y los bonos senior garantizados al 6,0 % con vencimiento en 2048 (los Bonos Existentes)”, con un monto de circulación de 1.438 millones de dólares, dijo el AITSA en un comunicado.

Tocumen dijo que llegó a recibir ofertas por 7.278 millones de dólares por parte de 320 inversionistas, principalmente de Estados Unidos (69 %) y Europa (24 %).

“El producto de estas dos nuevas emisiones se utilizará para pagar los gastos del programa de administración de pasivos, comprar los Bonos Existentes, financiar las cuentas de reserva y de pago del servicio de la deuda, pagar el saldo de deuda bancaria de corto plazo, y el resto se transferirá a una cuenta dedicada a cubrir déficits ocasionados por la pandemia”, precisó el ente.

El vicepresidente de la Junta Directiva de Tocumen, Jorge Almengor, precisó a la prensa local que esta cuenta para cubrir déficits los causados por la pandemia contará con unos 100 millones de dólares.

Tocumen recalcó en un comunicado que la pandemia global “ha tenido un gran impacto en la aviación civil, particularmente en las operaciones de las aerolíneas comerciales de pasajeros”, que viven su peor crisis en la historia del sector.

La combinación de restricciones de viaje, medidas de cuarentena dictadas por las autoridades de salud y las preocupaciones del público sobre el riesgo de contraer la covid-19 por actividades relacionadas con los viajes internacionales, han dado como resultado una disminución significativa en la demanda de viajes aéreos desde marzo de 2020, agregó.

En ese contexto, el AITSA tomó una serie de medidas destinadas a proteger el aeropuerto para el futuro”, entre ellas “la administración activa de los pasivos para lograr mitigar los riesgos financieros causados por la disminución en la demanda de viajes aéreos y poder honrar las obligaciones financieras del aeropuerto”.

Esta operación buscaba “aumentar de la liquidez de AITSA para poder hacer frente a sus obligaciones financieras; reducir el costo promedio ponderado de la cartera de deuda desde un promedio del 5,85 % a 4,79 %; aumentar la vida promedio de la cartera de deuda en 10 años, y mejorar la calificación crediticia del aeropuerto al regresar a calificaciones de grado de inversión (Baa2 por Moody’s y BBB por Standard & Poor’s)”.