El presidente yemení dice a la ONU que los hutíes no quieren la paz por la ofensiva en Marib

0
10
466891

YEMEN CONFLICTO

Riad, 28 mar (EFE).- El presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, acusó hoy ante el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, a los rebeldes chiíes hutíes de no tener intención de acabar con la guerra por su continuidad en la ofensiva contra la ciudad de Marib, en el oeste del Yemen, pese al plan propuesto por Riad.

“La continua escalada de la milicia hutí en Marib y otras ciudades confirma que no tienen intención de desviarse hacia opciones pacíficas para poner fin a la guerra”, apuntó Hadi, según medios oficiales yemeníes y saudíes.

Hadi se reunió hoy con Griffiths en Riad, donde el presidente está exiliado desde que los insurgentes chiíes se alzaron en armas hace seis años y controlaron la capital yemení, Saná, y grandes áreas del país.

La región de Marib, ubicada a unos 190 kilómetros al noreste de Saná, es el último bastión del Gobierno en el norte del Yemen y es rica en recursos petrolíferos, además de estar situada en un punto estratégico para el control del territorio.

Marib acoge al mayor número de desplazados internos en el Yemen, debido a que hasta ahora no había sido golpeada por el conflicto como otras zonas del país, y su capital tiene dos millones de habitantes.

Griffiths y su colega estadounidense para el Yemen, Tim Lenderking, visitan la zona en el marco de los esfuerzos para sumar a los insurgentes hutíes, apoyados por Irán, a la iniciativa de alto el fuego en Yemen propuesto el pasado día 22 por Arabia Saudí.

“El pueblo yemení no aceptará la reproducción de la experiencia iraní en el Yemen”, añadió el presidente yemení, según las fuentes.

Los dos enviados para la paz en el Yemen iniciaron su gira el sábado en una visita en Omán, mediador clave en el conflicto yemení, donde Griffiths aseguró en su cuenta en Twitter que mantuvo “conversaciones muy constructivas sobre los horizontes de la paz en el Yemen”.

Riad interviene en el conflicto yemení en apoyo al Gobierno de Hadi y lidera una coalición militar que realiza ataques contra posiciones hutíes con el objetivo de detener la ofensiva que los rebeldes lanzaron hace dos meses en Marib.

Los hutíes intensificaron también sus ataques contra el sur de Arabia Saudí con misiles, drones y “barcos bomba” desde que en febrero pasado EEUU retirara su apoyo a la intervención de la coalición de países árabes en el Yemen.