El presidente de Sudáfrica recibe un informe sobre la corrupción bajo el Gobierno de Zuma

0
7
786056

SUDÁFRICA CORRUPCIÓN

Johannesburgo, 4 ene (EFE).- La comisión judicial que investiga la extensa corrupción presuntamente ocurrida bajo el Gobierno de Jacob Zuma (2009-2018) entregó hoy al presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, el primer informe (de tres) sobre el sonado escándalo conocido como “Captura del Estado”.

“La ‘Captura del Estado’ ha dañado la confianza de la gente en el Estado de Derecho, en las instituciones públicas, en los organismos encargados de hacer cumplir la ley e, incluso en cierta medida, en el proceso democrático. Esto es lo que hace que el trabajo de esta comisión sea tan esencial”, declaró Ramaphosa tras recibir el documento.

El informe le fue entregado por Raymond Zondo, vicepresidente del Tribunal Supremo y juez que preside la denominada Comisión de Investigación de la Captura del Estado.

La comisión que preside Zondo busca aclarar si durante el gobierno de Zuma el sistema público sudafricano funcionó como un engranaje para beneficiar de forma fraudulenta al poder y a empresarios afines, que incluso influían en la entrada y salida de ministros en función de sus intereses.

Ramaphosa subrayó que “el Gobierno no se pronunciará sobre las conclusiones ni las recomendaciones del informe de la comisión antes de haber recibido todas las partes del informe y haberlas examinado debidamente”.

Igualmente, confirmó su decisión de hacer público el informe y anunció que esta primera parte -que debió haberse entregado el pasado 31 de diciembre pero se postergó por el periodo de luto por la muerte del arzobispo emérito Desmond Tutu- estará disponible en la web de la Presidencia en las próximas horas.

Está previsto que la comisión de investigadores entregue al Presidente la segunda y tercera parte de este informe a finales de enero y febrero, respectivamente.

Ramaphosa indicó que presentará el informe completo al Parlamento antes del próximo 30 de junio con una indicación de sus intenciones respecto a la implementación de las recomendaciones de la comisión.

La comisión no tiene potestad para procesar judicialmente, pero sí puede hacer recomendaciones a otros entes y sus averiguaciones pueden ser usadas como pruebas ante los tribunales en el futuro.

La comisión, que ha realizado desde 2018 más de 400 audiencias, parte de un informe elaborado en 2016 por la entonces defensora del pueblo, Thuli Madonsela, en el que se exponía que, con la venia de Zuma, los tres hermanos Gupta -grandes empresarios de origen indio y sudafricanos de adopción- llegaron a tener prácticamente bajo su control el aparato público sudafricano.

El caso causó un fuerte impacto en la opinión pública y dañó aún más la imagen de Zuma, cuyos escándalos de corrupción alcanzaron cotas tan graves que llevaron a su propio partido -el gobernante Congreso Nacional Africano (CNA)- a forzarle a dimitir en febrero de 2018.

Zuma, de 79 años, ingresó en prisión el 7 de julio de 2021 tras ser condenado a quince meses por desacato judicial después de haberse negado repetidamente a declarar en el marco de las investigaciones de dicha comisión.

Días después de su encarcelamiento se desataron en Sudáfrica disturbios y saqueos masivos que, si bien empezaron como protestas en apoyo al expresidente, degeneraron rápidamente en una oleada de violencia general que, espoleada por los graves problemas socioeconómicos, dejó 354 muertos.

Además de las investigaciones sobre esta presunta trama corrupta, Zuma tiene en curso un juicio en relación a presuntos sobornos recibidos por un acuerdo armamentístico de finales de los años noventa.

El expresidente y sus simpatizantes, sin embargo, achacan todas las acusaciones a una persecución en su contra por motivos políticos.