El presidente de México aplaude que Biden reconozca a los indígenas

0
2
696546

MÉXICO EEUU

Ciudad de México, 14 oct (EFE).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aplaudió este jueves que su homólogo estadounidense, Joe Biden, proclamara el Día de los Pueblos Indígenas, y subrayó que América contaba con “grandes culturas” antes de la llegada de los europeos.

“Celebro la actitud del presidente Biden y de la vicepresidenta Kamala Harris ahora declarando el Día de los Pueblos Indígenas, los pueblos originarios, me dio mucho gusto”, expresó el mandatario mexicano en su rueda de prensa matutina en el Palacio Nacional.

López Obrador opinó que la decisión de Biden, primer presidente de Estados Unidos en proclamar el Día de los Pueblos Indígenas en el tradicional Día de Colón, “es una mínima parte de lo que merecen los pueblos originarios”.

“Grandes civilizaciones, grandes culturas que fueron menospreciadas, pisoteadas en los últimos 500 años, culturas que vienen de lejos”, describió el mandatario.

Además, López Obrador leyó unas declaraciones que atribuyó a Harris, según las cuales la llegada de Cristóbal Colón a América marcó “el comienzo de la devastación” para los indígenas y supone un “pasado vergonzoso”.

“No es como se pensó durante mucho tiempo que América existe a partir del llamado descubrimiento”, reiteró López Obrador, quien proyectó un mural de un mercado maya del 300 a.C. en Calakmul (Campeche).

“Es un mercado maya. Estamos hablando de 1.800 años antes de que llegaran los europeos, antes de que llegara la invasión. Es de la época de los griegos de Atenas. Esa es la grandeza de México”, relató.

El pasado 12 de octubre, López Obrador puso en cuestión que algunos países conmemoren del Día de la Raza o de la Hispanidad, al asegurar que “las razas no existen” y que el racismo es “inconcebible”.

Además, la Ciudad de México anunció la sustitución de la céntrica estatua de Colón por una efigie de “La joven de Amajac”, en honor a las mujeres indígenas.

Durante las recientes conmemoraciones por los 500 años de la conquista de Hernán Cortés del actual México y los 200 años de la independencia, el Gobierno de López Obrador ensalzó la “resistencia indígena” e intentó sin éxito que el Gobierno español se disculpara con los pueblos originarios.