El presidente de Kenia rechaza el fallo de la CIJ en el pleito marítimo con Somalia

0
3
694903

CIJ KENIA SOMALIA

Nairobi, 13 oct (EFE).- El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha rechazado de plano el fallo que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emitió este martes a favor de Somalia sobre la disputa en la frontera marítima que libran ambos países vecinos.

“Kenia desea indicar que rechaza en su totalidad y no reconoce los principios de la decisión”, afirmó Kenyatta en un comunicado publicado este miércoles en la web de la Presidencia (State House) de este país de África del Este.

“La decisión encarna una perpetuación de la extralimitación jurisdiccional de la CIJ y plantea una cuestión fundamental sobre el respeto de la soberanía y el consentimiento de los Estados a los procesos judiciales internacionales”, aseveró Kenyatta, quien se encuentra de visita en Estados Unidos.

En opinión del mandatario, “los tribunales internacionales tienen jurisdicción sólo en la medida del consentimiento de un Estado”.

El gobernante advirtió de que la sentencia del alto tribunal de la ONU dificultará las relaciones entre Kenia y Somalia.

“Esta decisión es, dadas las circunstancias, un juego de suma cero que tensará las relaciones entre los dos países. También revertirá los logros sociales, políticos y económicos; y potencialmente agrava la situación de paz y seguridad en la frágil región del Cuerno de África”, subrayó.

No obstante, Kenyatta aseguró que Kenia está comprometida con una “solución diplomática” al contencioso, que perseguirá en las instituciones pertinentes de la Unión Africana haciendo uso del principio de “soluciones africanas para problemas africanos”.

Con todo, matizó, Kenia se reserva el “derecho inherente a proteger por todos los medios disponibles” su territorio.

El Gobierno keniano ya adelantó el pasado viernes que no reconocería la sentencia.

La CIJ decidió, por unanimidad, dar la razón a Somalia y establecer la frontera marítima como “una intersección de una línea recta” que sigue la frontera terrestre.

Los jueces fijaron también las coordenadas de la frontera entre ambos países en una plataforma continental más allá de las 200 millas náuticas.

El fallo otorga a Somalia una zona marítima de miles de kilómetros cuadrados ricos en recursos pesqueros que actualmente controla y patrulla Kenia, así como los derechos de los hidrocarburos en el subsuelo marino.

Nairobi reclamaba que el límite marítimo se trazase siguiendo una línea paralela al ecuador, tal y como era la frontera anglo-italiana delineada durante el periodo colonial, un razonamiento que fue rechazado en la sentencia de este martes.

Los jueces desestimaron el argumento de Kenia de que Somalia nunca se había quejado antes de 2014 sobre la frontera marítima, lo que significaría, según Nairobi, que el país vecino aceptaba por omisión la frontera siguiendo la línea paralela al ecuador.

Este juicio se remonta a 2014, cuando, tras varios años de negociaciones infructuosas, Somalia pidió a la CIJ que se declarase competente para juzgar el caso, solicitud aprobada en febrero de 2017 tras rechazar las objeciones preliminares aportadas por Kenia.

Los alegatos orales en el alto tribunal de la ONU comenzaron en marzo de 2021, después de que la corte concediera a Kenia tres solicitudes en los últimos años para posponerlo y se negara a un cuarto aplazamiento.

Kenia optó por retirarse del proceso, ausentándose de las vistas orales, algo que Somalia tildó de intento de “boicot”, pero eso no impidió que el juicio siguiera adelante porque ambos países habían presentado ya sus alegatos escritos.

El rechazo de Kenia al veredicto deja ahora en el aire su aplicación.