El presidente de Guatemala ve favorable emplear la pena de muerte en el país

0
8
425413

GUATEMALA VIOLENCIA

Guatemala, 11 feb (EFE).- El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, aseguró este lunes que “es hora de que vayamos pensando” y retomar la aplicación de la pena de muerte para ciertos delitos, tras el asesinato el miércoles de una niña de ocho años en el norte del país.

“Yo le pido al Congreso que no nos tiemble la mano para enfrentar a los criminales. Si hay necesidad de la pena de muerte, que lo hagan. Si a mí me llega una pena de muerte, la vamos a evaluar”, dijo a periodistas tras un acto público en el departamento de Izabal, al noreste de Guatemala.

Las palabras del gobernante fueron pronunciadas tras la muerte el miércoles en el departamento de Petén (norte) de Sharon Figueroa, una niña de ocho años que desapareció del patio de su casa el lunes y cuyo cuerpo fue encontrado al día siguiente con signos de violencia y asfixia.

“Es hora de que vayamos pensando por ejemplo en que el crimen de esa niña debería de ser condenado con la pena de muerte”, añadió.

El artículo 18 de la Constitución de Guatemala establece la pena de muerte, sin embargo, en los últimos años no ha podido ejecutarse debido al vacío legal que existe desde que el expresidente Alfonso Portillo (2000-2004) derogó en 2004 el decreto 159, que regulaba el indulto y permitía al presidente suspender o no la ejecución.

En ese mismo inciso se regula que es el Congreso el que podrá “abolir” este castigo.

En 2017, la Corte de Constitucionalidad, el máximo tribunal del país, decidió declarar inconstitucional la aplicación de la pena de muerte en los delitos de parricidio, ejecución extrajudicial, plagio o secuestro, desaparición forzada y muerte del presidente o vicepresidente.

La resolución de la Corte, que además de los cinco delitos afectó además a dos artículos de la Ley contra la narcoactividad, utiliza como argumentos para su decisión las contradicciones con acuerdos internacionales de derechos humanos.

Por tanto, de acuerdo al dictamen de la Corte de Constitucionalidad en 2017, “prácticamente” ya no hay delito que contemple este castigo, como confirmó la entidad en aquel momento.

El Estado de Guatemala ejecutó por última vez a dos personas en el año 2000 tras haber sido declarados culpables de secuestro.

La nación centroamericana es una de las 15 más violentas del planeta de acuerdo a organismos internacionales y solo en la última década contabilizó el asesinato de más de 60.000 personas.

Leave a Reply