El presidente búlgaro encarga formar Gobierno al partido de centroderecha sin Borisov

0
9
492926

BULGARIA GOBIERNO

Sofia, 20 abr (EFE).- El presidente de Bulgaria, Rumen Radev, ha encargado formar un nuevo Gobierno a la centroderechista Ciudadanos para el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB), aunque sin el primer ministro en el poder durante la última década, Boiko Borisov, y con escasas posibilidades de éxito.

La formación de Borisov quedó primera en las elecciones del pasado 4 de abril, pero sus 75 diputados en una Cámara de 240 escaños y la ausencia de aliados hace improbable la formación de Gobierno.

El propio Borisov, hospitalizado ayer por una operación en la rodilla, ha renunciado a ser primer ministro y el encargo ha recaído en el ex ministro de Exteriores Daniel Mitov, que tiene oficialmente siete días para sumar una mayoría parlamentaria.

Borisov anunció, en una emisión de Facebook desde el hospital, que su formación sondeará la situación sólo hasta el jueves y que de no tener mayoría, algo que dio por descontado, no se someterá a la votación de investidura y devolverá el mandato.

La portavoz parlamentaria del GERB, Desislava Atanasova, ha asegurado que su formación “se quedará en la oposición”, aunque está preparada también para gobernar o para ir a unas nuevas elecciones.

Las elecciones del 4 de abril dejaron un Parlamento muy fragmentado y ninguno de los otros cinco partidos que lograron representación quieren coaligarse con la formación de Borisov.

Tres de esas formaciones surgieron de las protestas antigubernamentales del verano pasado en las que se exigió la dimisión del Ejecutivo de Borisov, acusado de corrupción y de favorecer a una oligarquía económica.

En caso de fracasar la centroderecha, el presidente, un enemigo político de Borisov, encargaría la formación de Gobierno al segundo partido más votado, Existe Tal Pueblo, una formación protesta liderada por un antiguo presentador de televisión, Slavi Trifonov.

Este partido, que logró 51 escaños en su primera participación electoral, debería lograr el apoyo de otras formaciones para sumar una mayoría de al menos 121 diputados en el Parlamento.

Borisov, que asume de antemano el fracaso de su formación, llamó a Trifonov a actuar responsablemente y formar un Gobierno “porque Bulgaria necesita un Ejecutivo estable”. Y prometió: “algún día volveré”.