El ‘pionero’ del fútbol uruguayo llega a la primera división por primera vez

0
1
745462

FÚTBOL URUGUAY

Montevideo, 24 nov (EFE).- Fundado hace 130 años e integrante del Club de los Pioneros, el uruguayo Albion hizo historia en 2021 al consagrarse campeón de la Segunda División, hecho que lo llevará a jugar en el círculo de privilegio por primera vez desde que en 1932 se instauró el profesionalismo en el fútbol local.

Felices, sus futbolistas se entrenan en un pequeño complejo deportivo donde las acciones a balón parado y los ataques con jugadas preparadas se practican bajo las órdenes de un cuerpo técnico que no deja ningún detalle librado al azar.

Del otro lado del campo, los porteros vuelan de un lado al otro cerrando tenazas, preparando el final de un certamen que concluye precisamente este miércoles y pensando en un 2022 que llegará cargado de desafíos para la plantilla.

PIONERO Y FUNDADOR

Reconocido dentro de un club integrado por instituciones como el Sheffield Football Club inglés, el Recreativo de Huelva español, el Académica de Coimbra portugués y el Genoa italiano, el equipo uruguayo es uno de los históricos de su país.

De hecho, la institución fundada por Henry (Enrique) Lichtenberger fue una de las cuatro que participaron en la creación de la Asociación Uruguaya de Fútbol en 1900.

“Somos la patada inicial de la mayor pasión que respira Uruguay, somos la ilusión de un inmigrante, la modernidad británica y el coraje oriental”, indicó este año el equipo en un material presentado el pasado 1 de junio para celebrar su 130º aniversario.

HACIENDO CAMINO

Ese primero de junio, el Albion jugó su primer encuentro de la temporada en la Segunda División más complicada de los últimos años por la calidad de los equipos contendientes, entre ellos varios campeones de Primera.

Fue ante el Cerro y terminó con derrota por 1-2. Esa frustración se terminaría transformando en una marea de alegrías y celebraciones.

“En el inicio, nosotros no estábamos en el radar de casi nadie”, asegura a Efe el director técnico, Darlyn Gayol.

De acuerdo con esto, subraya que la forma en que se compenetró su plantilla y la manera en que todos crecieron fue fundamental para lograr un objetivo que estaba lejos del original: mantenerse en la categoría.

“La plantilla es un grupo de jugadores de mucha experiencia, de mucha trayectoria, convencidos de lo que querían, sabiendo que esta oportunidad iba a ser espectacular. Sumaron desde el lugar que les tocó y eso para mí fue fundamental”, destaca.

Por su parte, el coordinador deportivo, Gabriel Corral, remarca a Efe que no le sorprende lo que el ‘pionero’ logró en una temporada en la que ganó 13 de los 21 encuentros que disputó.

“Indudablemente para lo que es la institución y para la historia del fútbol uruguayo, significa mucho haber llegado al círculo de privilegio, pero para los que estamos en el club hace un tiempo es parte de un proceso de trabajo que nosotros sabíamos y teníamos claro que en algún momento iba a llegar”, dice.

También, destaca la labor del presidente, Leonardo Blanco, y remarca que el trabajo y el respeto son dos de los valores que permiten que el club funcione bien.

PROYECTO Y PLANTILLA UNIDA

Los futbolistas también valoran todo lo bueno hecho en el año y la comunión que existe en una plantilla con jugadores de experiencia.

Uno de ellos es Diego Viotti, quien lleva cinco temporadas en el club y ya defendió sus colores en la Primera División Amateur (tercera categoría del fútbol uruguayo) y en Segunda.

El defensor resalta el proyecto que años atrás le planteó el presidente y cómo este se fue renovando con la idea de ir mejorando las condiciones y los objetivos.

“Eso fue lo que me dio una estabilidad para seguir en el mismo club, que en este momento creo que está muy bien en todo sentido y que sigue para adelante”, puntualiza Viotti a Efe.

Maximiliano Callorda, en tanto, remarca la forma en la que disfrutó del vestuario.

Además, resalta el sacrificio, la humildad, el respeto y las ganas de trabajar como valores que tuvo la plantilla para llegar a Primera.

Finalmente, cuenta a Efe que el equipo se divierte mucho, que hacen comidas y que durante las concentraciones siempre las charlas y los cuentos son prioritarios al fútbol.

Eso también lo resalta el argentino Mauro Burruchaga, hijo de Jorge Burruchaga (campeón con Argentina en el Mundial de México 1986).

“Es un grupo que no solo dentro de la cancha y en los entrenamientos se junta, sino también a la tarde a tomar mate a ver partidos de fútbol y a hacer cenas. Eso se ve en los partidos y en los resultados”, indica a Efe.

El ‘pionero’ puso primera y ahora el sueño es seguir haciendo historia.

Santiago Carbone

745462745462