El PIB de Francia aumentó un 0,9 % en el segundo trimestre

0
25
611535

FRANCIA PIB

París, 30 jul (EFE).- La economía francesa volvió al crecimiento en el segundo trimestre del año, con un incremento del 0,9 % en el producto interior bruto (PIB), anunció este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INSEE).

El organismo revisó al alza el PIB del primer trimestre, que quedó estable después de haber contabilizado inicialmente un mínimo descenso del 0,1 %, según detalló en un comunicado.

Con la subida del segundo trimestre, el PIB francés recupera aproximadamente una quinta parte de lo perdido durante 2020 por la crisis del coronavirus y queda un 3,3 % interanual por debajo del nivel del cuarto trimestre de 2019, antes de que se desatara la pandemia.

En un periodo marcado por la imposición de restricciones, pero también por la vuelta progresiva a la normalidad, la economía francesa respondió mejor de lo previsto, ya que en su previsión inicial el INSEE había apostado por una subida del 0,7 %.

El Banco de Francia, por su parte, había previsto una subida del 1 %.

Para el conjunto del año, el INSEE calcula una subida del 6 % del PIB, tras una recesión del 8 % en 2020, un cálculo similar al del Gobierno y al de la Comisión Europea y un poco más optimista que el del Banco de Francia, que augura un 5,75 %.

“Todo mejora: el consumo, la inversión, la moral de los empresarios. Esto nos va a permitir alcanzar el crecimiento del 6 % que nos habíamos fijado para 2021 y recuperar el nivel de actividad anterior a la crisis al inicio de 2022”, valoró el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, en la emisora France Inter.

Entre abril y junio, la economía francesa registró una aceleración de las inversiones, que subieron un 1,1 %, pero también del consumo interno, que mejoró un 0,9 %, con la recuperación de los servicios de hotelería, restauración y transportes, gracias a la supresión de la reapertura de estos establecimientos tras el confinamiento.

Pese a que las restricciones fueron menores que en otras etapas, el INSEE señaló que el consumo se mantiene “netamente” por debajo del nivel que tenían antes de la crisis, puesto que muchos establecimientos no esenciales estuvo cerrado por periodos, lo que dificultó la compra de ciertos bienes.

La actividad de hotelería y restauración progresó un 29,1 %, tras haber caído un 14 % en el trimestre anterior, lo que impulsó la producción de productos comerciales, que en global subió un 2 %, tras haber mejorado un 0,1 %.

La construcción aceleró su subida, que fue del 1,5 %, medio punto porcentual más que entre enero y marzo, mientras que la producción de servicios no comerciales cayó ligeramente, dos décimas, tras haber subido esas dos décimas.

En el segundo trimestre, la producción total cubrió una parte de lo que le distanciaba el nivel anterior a la crisis, aunque se mantienen muchas diferencias sectoriales, que se van reduciendo.

El comercio exterior, por su parte, siguió frenando el crecimiento, con una subida más rápida de las importaciones (+1,9 %) que de las exportaciones, que se mantienen todavía lejos del nivel que tenían antes de la crisis.